La Fiscalía se opone a que Zaplana trate su leucemia fuera de prisión

No hay ningún motivo para que el que padece leucemia reciba un trato de favor por parte de jueces y fiscales a la hora de ser tratado de cara a un proceso judicial. Hay medios de sobra para que los tratamientos oncológicos requeridos se puedan administrar en prisión. Y con independencia de la gravedad de la dolencia, tampoco parece inconveniente alguno recibir los tratamientos paliativos cuando se produce la metástasis y solo se puede esperar la muerte. Así que, dando la razón a los fiscales que se enfrentan al asunto contra Eduardo Zaplana, no se entiende por qué convictos de ETA, con delitos de sangre, se pudieron favorecer de la magnánima consideración de algunos jueces.

La Fiscalía ha decidido oponerse a la puesta en libertad del exministro y expresidente de la Generalitat Valencia Eduardo Zaplana que lo había solicitado debido a la leucemia que padece desde 2015 y por la que, tras someterse a un trasplante de médula, recibe tratamiento en el Hospital de la Fe de Valencia.

El Ministerio Público se ha opuesto a esta petición de la defensa del exdirigente ‘popular’ debido a que el martes fue examinado y no se encontró ninguna causa que impidiera su retención y su presencia en los registros.

Zaplana fue detenido junto a otras seis personas el pasado martes en el marco de la Operación Erial que investiga el supuesto blanqueo, cohecho, malversación y prevaricación en el cobro de comisiones por adjudicaciones durante su etapa al frente de la Generalitat Valenciana.

Este jueves, todos los detenidos en esta operación pasarán a disposición judicial de la titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia que les tomará declaración a lo largo del día.

La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) ha trasladado a Zaplana desde Madrid hasta Valencia para declarar ante la juez, aunque primero el expresidente valenciano ha sido llevado a la Comandancia de la Guardia Civil de Patraix, en Valencia, a donde ha llegado a las 10.00 horas.

Aparte de las declaraciones previstas en la Ciudad de la Justicia de Valencia, el exdirector de la Policía, exvicepresidente del Consell y expresidente de Les Corts Valencianes, Juan Cotino, ha sido citado también a declarar este jueves como investigado ante la Guardia Civil.

Sus sobrinos Vicente y Juan Cotino son dos de los detenidos en esta causa, en la que los investigadores han llevado ya a cabo 22 registros, como los practicados en las viviendas de Zaplana en Valencia y Benidorm y sus antiguas oficinas en la sede madrileña de Telefónica. Además, otras tres personas son investigadas.

Cotino, ha llegado a las 10.52 horas al cuartel de la Guardia Civil de Patraix, en Valencia, acompañado a su abogado, Juan Carlos Navarro, que es el mismo que defiende a Francisco Correa en las diferentes causas judiciales del caso Gürtel en las que está procesado.

Investigan presuntos cobros de comisiones

Los agentes investigan un presunto cobro de comisiones por adjudicaciones «sospechosas», que se habrían ocultado en paraísos fiscales y que habrían estado retornado al país recientemente. En concreto, la Fiscalía Anticorrupción y la UCO rastrean el cobro de unos diez millones de euros en comisiones ilegales recibidas por la adjudicación de contratos públicos durante la etapa de Zaplana al frente de la Generalitat.

Están bajo sospecha, en concreto, las adjudicaciones de las ITV y del plan eólico, por las que los investigadores creen que los empresarios habrían pagado mordidas, pero son cautelosos a la hora de atribuir a Zaplana el cobro de esas comisiones.

La operación se ha desencadenado a partir de la repatriación de parte de ese dinero, que presuntamente estaba oculto en paraísos fiscales, de manera que la conexión de esas cantidades con actividades presuntamente delictivas cometidas en la etapa de Gobierno de Zaplana abre la posibilidad de levantar la prescripción de esos delitos.

Las indagaciones comenzaron cuando se halló en un registro a Marcos Benavent, exgerente de la empresa Imelsa y conocido como «el yonqui del dinero», un documento clave que ha permitido desentrañar la presunta trama de cobro de comisiones que ha llevado a la detención de Zaplana.

El resto de detenidos son el propio Vicente junto a su hermano José Cotino, empresarios y sobrinos de Juan Cotino; el que fuera jefe de Gabinete de Zaplana, Juan Francisco García; Francisco Grau, economista y exsecretario del consejo de administración de la CAM desde 1998 hasta 2007 y luego miembro de su comisión de control hasta la intervención de la entidad bancaria; Joaquín Barceló Llorens, exdirectivo de Terra Mítica, y la mujer de éste último.

1 Comentario

  1. Me parece muy bien que el señor ZAPLANA vaya a prisión,

    ¡PERO QUE PASA CON EL SEÑOR URDANGARÍN?

    ¿Se asilará también en BÉLGICA, cuándo tenga que venir a ESPAÑA para ingresar en prisión, o le «ingresaremos» en una CÁRCEL ESPECIAL, EN UN HOTEL DE LUJO, SOLO PARA ÉL, y con un buen servicio de escorts, para que se relaje y entretenga…?

Comentarios cerrados.