La deriva independentista y la inacción del gobierno de España, hacen que broten enfrentamientos en las calles

Los independentistas siguen adelante con el golpe de estado que han diseñado, y están cumpliendo el plan de ruta que tenían establecido. La aplicación del art. 155, es meramente formal, pero no impide en absoluto los actos de rebelión que siguen dándose en todos los rincones catalanes, gracias al trabajo de los Comités de Defensa de la República, y por contra los numerosos patriotas catalanes tienen que estar haciendo el trabajo que las fuerzas policiales no hacen por falta de órdenes al respecto.

Las últimas acciones independentistas, han sembrado de cruces la mayoría de las playas catalanas, una acción interesante de internacionalización del conflicto, a medida que el turismo empieza a crecer con el buen tiempo. Algunos patriotas catalanes, hartos de aguantar y no teniendo porque bañarse en playas que parecen cementerios han decidido retirarlas, en algunos sitios de forma individual, y en otros acudiendo en grupo, lo cierto es que si bien han sido aplaudidos por los bañistas, allí estaban los del CDR, realizando sus vídeos, y buscando enfrentamientos para conseguir victimizarse, como siempre, así podrán seguir llamando fascistas a los que se quieren seguir considerando españoles.

Por otra parte algunos ayuntamientos pasan a la ofensiva, y pretenden poner multas a los patriotas que quiten lazos y basura amarilla. Mientras tanto los del 155 siguen sin hacer nada, si la policía local hubiese retirado las cruces, no se hubiesen producido los enfrentamientos. Es una puñetera vergüenza, y encima un concejal de la CUP se permite decir que ha sido agredido y que en el grupo agresor iban de la mano Falangistas y Ciudadanos. Es curioso que algunos que saben identificar la procedencia de todo el mundo luego no sean capaces de conocer su procedencia paterna.