La democrática república francesa sólo tiene un idioma oficial: el francés

Lo dicho. La muy democrática y muy republicana nación francesa sólo reconoce un idioma oficial para toda Francia y para todos los franceses: el francés. Tal estatus del idioma francés se mantiene, también e incluso, en la Cataluña francesa y en las Vascongadas francesas. No parece que les vaya mal.

Ese es nuestro modelo. Y si debe reformarse la Constitución para ello que se reforme. En España, un solo idioma oficial para todos los españoles. El común, el idioma que une y el idioma que nos hace iguales: el español.

¿Supone tal medida una falta de respeto a las lenguas regionales? En absoluto. Supone ponerlas en su sitio. Lo incomprensible es poner a las lenguas regionales en el mismo nivel que el español. Que las lenguas regionales se hablen con absoluta libertad, que se puedan estudiar con absoluta libertad, que se ayude a su conservación aunque, esto último, no sea lo más importante. Pero que no se destruya la unidad de los españoles fomentando lo que nos separa y persiguiendo lo que nos une.