La Cup se abstendrá en la votación a Sánchez

La CUP ha decidido en una reunión celebrada en la mañana de hoy sábado que se mantendrán al margen y que sus cuatro diputados se van a abstener si se llega a votar la propuesta de Puigdemont, con relación a la candidatura de Jordi Sánchez, para quien no lo recuerde se trata de uno de los dos tipejos que utilizaban el todoterreno de la Guardia Civil como improvisada tribuna para arengar a las masas.
Suponemos que a los radicales cuperos, no les parece suficientes méritos eso y que lleve en la cárcel cuatro meses, ellos necesitan más para darle su apoyo al acuerdo de investidura negociado con JxCat y ERC . Piensan que todo lo que no sea Puigdemont es una ruptura con la voluntad de restituir el Gobierno.
Dicen que no quieren volver a la legalidad española, que eso sería volver al autonomismo y a las normas emanadas del Tribunal Constitucional, y que ellos están en contra del 155 del 135 y del autonomismo.
Además, dicen, que el pueblo de Catalunya votó para que Carles Puigdemont fuera el president y no otro por lo que eso supondría dar otro paso atrás en el Procés. Que hay que avanzar en la construcción de la república, y no retroceder
La CUP ha cerrado su discurso con dos ideas muy claras: que no van a renunciar a la república y a su legalidad y por tanto que todo lo que se salga de ahí ni lo escucharán. Que lo único a lo que aspiran es a materializar una República de Catalunya.
La primera que no negociarán nunca en el marco del autonomismo ni nunca renunciarán a la república ni a su legalidad. Y que por lo tanto toda propuesta que salga de este marco no la escucharán ni la negociarán. Añadiendo que nunca renunciarán a su proyecto político, que no se trata de nombres sino de un proyecto firme de materialización de la república de Catalunya.
Teniendo en cuenta que aún no sabemos por qué no es un delito el nacionalismo, y son legales ese tipo de partidos… lo que está claro es que la rebelión y la sedición sí lo son, por lo tanto sus formas imperfectas de ejecución, como la tentativa, la frustración, o incluso la planificación o la proposición para cometer un delito debiera de serlo… y ahí lo dejamos.