La CUP prepara la primavera republicana con movilizaciones permanentes.

¡¡Esto es una guerra y la ganaremos!!. Es el grito de batalla de los comités de defensa de la república (CDR), las milicias urbanas del independentismo, tras conocer que el «expresident» Carles Puigdemont había sido detenido en Alemania. Apenas dos horas después de la detención, los CDR (controlados por la CUP) ya habían movilizado a sus militantes y habían previsto decenas de «quedadas» por toda Cataluña a la espera de órdenes.

Las «columnas» estaban preparadas para converger en los sitios acordados. Una de las consignas más repetidas era “comienza la primavera republicana” (que algunos han rebautizado como ‘primavera catalana’). Otra de las consignas era el llamamiento a una “huelga general” que lleva siendo transmitida durante los últimos días sin mucho éxito. Una marcha que se saldó con tres detenidos y 52 heridos.

La estrategia es tomar la delantera a todos los demás actores independentistas y volver a ser los “dueños de las calles”. De hecho, desde sus filas aseguran que tuvieron el control durante determinadas jornadas en 2017 (y concretamente los días 20 y 21 de septiembre y del 1 al 3 de octubre). La Asamblea Nacional Catalana (ANC), que este sábado eligió nueva cúpula, ha perdido pistonada y la CUP, a través de los CDR, quiere volver a tener el control de la situación, marcar el paso de la política catalana y arrastrar a todos los demás en su deriva, como en los últimos dos años.