¡La culpa es vuestra! de los unionistas, ¡no habéis hecho nada!

Salvador Sostres contaba en ABC y en la COPE, como durante un desayuno al que había sido invitado Manuel Valls, ya harto, le cantó las cuarenta a la oligarquía empresarial catalana, a lo que iban de españolistas, a los unionistas de toda la vida, tras echarles la culpa de la situación a la que se había llegado, por haber sido incapaces de hacer nada, se levantó y dejó a la flor y nata del empresariado catalán con dos palmos de narices y con el café en la taza y se marchó.

El Anfitrión era Marían Puig, (el heredero del negocio de cosmética del mismo nombre) , consuegro de Ana Patricia Botín, y lo hizo para que pudiera explicar su proyecto para Barcelona a empresarios, ejecutivos y notables catalanes.

 Pero el resultado fue un auténtico y merecido rapapolvo:

“Sois la burguesía catalana, la élite del país, y no habéis hecho nada. Una burguesía que no lidera, que no guía, no es una burguesía: sólo es un club de petulantes y de ricos”.

Le escuchaban, entre otros, el economista Antón Costas, el exvicepresidente del Gobierno Narcís Serra, el notario y articulista Juan José López Burniol, el abogado y empresario Emilio Cuatrecasas, y Màrius Carol, director de La Vanguardia.

El auditorio de Valls  estaba un poco  impertinente y le interrumpían constantemente, y le reprochaban su eventual implicación con Ciudadanos,  volviendo nuevamente al recurso giliprogresista de la falta de capacidad de diálogo del gobierno español”

Llegado a ese punto el exprimer ministro francés se soltó: “Os habéis pasado el aperitivo despotricando de los independentistas, y ahora que trato de explicaros lo que quiero hacer os quejáis del Gobierno y de España. Os quejáis de todo, pero no habéis hecho nada. Sois la burguesía catalana, la élite del país, y no habéis hecho nada. Una burguesía que no lidera, que no guía, no es una burguesía: sólo es un club de petulantes y de ricos”.

Hay que recordar que tres de los asistentes citados por Sostres (Puig, Cuatrecasas y López Burniol) eran parte del cuarteto, junto a Joaquim Coello, que trató de mediar entre los gobiernos de Carles Puigdemont y de Mariano Rajoy, vía el presidente vasco Iñigo Urkullu, durante los días que precedieron a la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre del 2017.

Al final va a parecer que Vals a pesar de estar en Francia toda su vida, no estaba tan ignorante de la situación española como muchos han pretendido hacer ver, porque desde luego  su mensaje no ha podido estar más acertado, y si ficha con Ciudadanos, al final será una buena jugada de Rivera.