La consigna es mentir hasta ocultar la realidad. La Guardia Urbana en entredicho

La Sociedad Civil Catalana está acusando a la Guardia Urbana de realizar una tarea en la que se pretende silenciar a los que no son del agrado de quienes mandan en Barcelona. De este modo cuando se hacen los recuentos de asistentes a las manifestaciones, (tarea realizada por esa policía municipal), sistemáticamente la asistencia real se divide entre 4 ó 5.
José Rosiñol, el presidente de la SCC, dice que esto es una técnica habitual, realizadas por parte de esta policía, que del mismo modo que divide la asistencia a sus actos, multiplica los de las marchas independentistas. A modo de ejemplo este domingo en Barcelona se convocó una manifestación para exigir a los independentistas la formación de gobierno. Según Rosiñol no hubo menos de 200.000 personas, mientras que la Guardia Urbana cifró en 7.000 el número de asistentes. Si bien es cierto que reconocen que ha habido un descenso del número de asistentes, siendo algo lógico, puesto que ha disminuido la tensión social. Las mareas humanas anteriores se produjeron como consecuencia de que había un nivel importante de riesgo de que hicieran daño, de llegar a un precipicio, romper un país y salir de