La chanza y burla realizada a Puigdemont, desde un tanque no puede considerarse delito

No podemos estar más de acuerdo con la Policía. Este tiempo atrás, dos civiles, en una jornada de puertas abiertas en un cuartel, subidos sobre un carro de combate, gastaron una broma entre ellos, y decían que iban a solucionar los problemas de España, diciendo: «40 toneladas de amor y democracia van hacia Bruselas», todo esto entre risas. La policía en un informe considera que no son más que chanza y burla, desestima que pueda considerarse amenaza.

Puigdemont ha montado en cólera, diciendo que a quien le amenaza desde un tanque no le pasa nada y sin embargo se condena a Alcaldes, cantantes, mecánicos, mossos y payasos. Tú si que eres payaso, y se te están agotando las gracietas.

Dice la policía además que Puigdemont en su denuncia «no ofrece ningún elemento o principio de prueba que avale su verosimilitud, limitándose a afirmar su existencia sin ningún apoyo objetivo »

El informe dice que en el actual «contexto», en que Puigdemont es «objeto de investigación por las Autoridades españolas por su abierta contradicción con el ordenamiento jurídico» hay espacio para los «comentarios ocurrentes, sátiras y bromas de la ciudadanía tanto en la calle como en las redes sociales «.

Lo del tanque es una «pequeña burla», y la compara con «la ironía de mil artículos de opinión, la chirigota carnavalesca o la ideación de territorios y gobiernos independientes [en referencia a Tabàrnia], ya que «no son más que diferentes maneras de encarar un delirio que ya ha enfrentado gravemente a los habitantes de una misma tierra».
Además el informe dice que «no consta en absoluto que el joven que ha hecho el vídeo lo haya colgado en la red social o la página web citadas en la denuncia», si se hubiera de condenar el autor del vídeo «bajo el pretexto de que al enviar a un amigo el mensaje este lo puede reenviar a otro (…) la represión por este concepto abarcaría límites orwelliana e irracionales «.