La broma de los humoristas rusos a Cospedal: Poca broma

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha sido víctima en días pasados de una broma por parte de dos humoristas que se hacen pasar por miembros del Ministerio de Defensa de Letonia para informarle de que el expresidente catalán Carles Puigdemont es un espía ruso apodado Cipollino.

La broma ha sido difundida por la agencia rusa de noticias Sputnik. En el vídeo de la conversación el humorista ruso Alexéi Stoliarov se identifica como el ministro letón de Defensa y se ofrece a Cospedal a compartir con ella información de los servicios de inteligencia de Letonia sobre el papel de Rusia en el conflicto catalán.

Entre otras cuestiones, informa a la ministra española de que el expresident Puigdemont trabaja “para la Inteligencia rusa desde hace tiempo” y que su apodo es Chipolino’. Asimismo, le indica que el 50% de los turistas rusos que viajan a Catalunya son, en realidad, “del servicio especial de Rusia”. “¿El 50%?”, pregunta incrédula Cospedal.

Nos tomamos lo de Cospedal como una broma, pero en esa llamada se muestra que hemos abierto un conflicto con Rusia, que se maneja información de seguridad nacional en llamadas informales y que nuestra seguridad operativa es digna de Mortadelo y Filemón.