La Alderdi Eguna se vuelve contra Sánchez

Íñigo Ortuzar le ha dehado las cosas claras al presidente del Gobierno en la tribuna de la campa de Foronda de Vitoria. Para cantarle las cuarenta, a él y al lehendakari Urkullu les ha acompañado unos grandes lazos amarillos para solidarizar la fiesta del PNV con los presos golpistas del Procés. Exigen los socios de Pedro Sánchez, los que le encumbraron a la Moncloa, los que le han subido al Falcon, al avión presidencial, los que le han llevado a festivales veraniegos y a la Casa Blanca, que cumpla sus promesas y sus compromisos.

Y llevan razón.

El problema de tener un presidente del Gobierno que se ha metido en la cama con todas las putas de España es que tiene más sífilis y más sida que cualquier otro candidato a ser presidente del Ejecutivo español. Afortunadamente, las deudas con chorizos, buscavidas, asesinos, traficantes, chantajistas y demás gentuza, no hay que pagarlas nunca bajo ningún concepto. El próximo presidente del Gobierno de España no debe tener pudor en mandar a tomar por retambufa a todos los golpistas, sicarios, podemitas y terroristas con los que ha tenido trato el traidor de Pedro Sánchez.