Julia Otero, otra Charneguita, esta vez de origen gallego, que tiene que justificarse ante la parroquia independentista

Hace bien poquito Julia Otero, que ya se había manifestado muchas veces a favor del procés, y del “derecho a decidir” entrevistaba a Rodrigo Lanza, dando por hecho el montaje policial, que le llevó a prisión, dando por hecho que el okupa es inocente, y por esa causa le pregunta de maner muy distendida, casi de colega, que cómo ha cambiado una persona a la que se le ha metido en la cárcel “sólo” cinco años.

Agresiones-Muertes-Asesinatos-Ayuntamiento_de_Zaragoza-Falange_Espanola-Legion_espanola-Reportajes_269236006_57561474_854x640.jpg

¿Cómo es posible que se deje esa ventana abierta a radicales de extrema izquierda o a independentistas como Rahola y otros tantos, de manera constante en todos los programas de Julia Otero? ¿Ustedes se imaginan a esta mujer entrevistando con el cariño que muestra en esta entrevista a … Josué, sin ir más lejos, (el militar que tuvo que matar al “pollo” para defender su vida), o a los condenados a “sólo cuatro años” en Blanquerna, por dar vivas a España? No, imposible, porque esta gallega de voz profunda y seductora, que profesionalmente siempre nos ha parecido una mujer de una gran trayectoria, sin embargo en lo personal, en lo político, siempre ha sido radical y nada comedida; la hemos visto cortar de manera desabrida y grosera a aquellos que no estaban en su onda ideológica, cerrándoles los micrófonos, y soltando a continuación auténticos mítines para justificar su sacrosanto derecho a machacarlos, claro que aquellos con los que se comportaba así, luego recibían el apelativo de fachas, machistas, o sambenitos similares… y todo resuelto, que para eso ella siempre se ha reconocido feminista y progre. Pero… que sucede cuando llega el chileno Roberto Lanza… pues que entonces, se le hace el culo Pepsi cola, (con perdón), babea de modernidad y se incendia de empatía hacia su invitado, da cobertura a la versión del “montaje policial” y parece olvidarse de un agente de la guardia urbana que debe de alimentarse a través de un catéter, directamente a su estómago, y que se encuentra postrado en una silla de ruedas, tetrapléjico, es entonces cuando uno a poco que observe encuentra dos varas de medir,  una muy dura para sus adversarios, y otra, de aflojamiento de esfínteres, de relax absoluto, de colegueo hacia gentuza que como Roberto Lanza, también tiene dos caras, por una parte la de hiena(el lobo es demasiado noble) eso sí con piel de cordero y por otra la de asesino violento y traidor, que golpea por la espalda, por cuestiones ideológicas con una barra de hierro, amparándose en la noche, en la superioridad numérica, en el factor sorpresa y amparándose sobre todo en el apoyo y en el favor recibido de todos cuantos le han subido a ese altar de la lucha antisistema, tal como ha hecho entre otros en esta entrevista Julia María Otero Pérez, la charneguita de Monforte de Lemos, que dice no ser nacionalista, pero que quizás tiene que lavar su imagen de gallega, no sabemos si ante su pareja, médico catalán, ante el grupo Planeta o ante su parroquia. Desde luego cada vez queda más retratada.

En breve imaginamos que Julia, justificará también este asesinato entrevistando de nuevo a este malnacido que será nuevamente víctima de otro montaje policial, en el que el asesinado estará sobreactuando… suponemos.