Juan Manuel Serrat: “Últimamente en este país si piensas como yo, eres demócrata; si no piensas como yo, eres fascista”.

Joan Manuel o Juan Manuel Serrat, no sabemos como prefiere llamarse ahora el cantante, ha afirmado que en Cataluña o en España, tampoco sabemos a que se refiere con  este país, si no pìensas como un separatista o como un rojo de Podemos y alrededores,  eres fascista.  Con Podemos en el ambiente, independientemente de lo que quiera decir Serrat, esto pasa ya en toda España.

Serrat constata un hecho cierto. Lo que no añade Serrat son las consecuencias que ya han sufrido, a él le han llegado todavía muy  de refilón,  muchos fascistas por serlo o muchos no fascistas por ser calificados como tales. ETA los mataba. Toda la sociedad vasca los marcaba hasta la muerte civil o forzar el exilio: centenares de miles.  Y en Cataluña,  hace tiempo que estamos en la fase de muerte civil dulce, ya estamos pasando a la prosa mafiosa y pronto iremos al exilio. Un exilio que ya vivieron miles de profesores que, literalmente, tuvieron que huir de Cataluña y que ahora sabemos empieza a afectar a jueces y fiscales. ¿Que es lo que no sabremos de cuanto pasa allí por lo bajo?

Y le convendría al socialista antifraquista, Serrat, cuya persecución durante el Régimen de Franco era tan brutal que llegó a ser elegido como representante de España para Eurovisión hasta que se empeñó en cantar en catalán en nombre de todos los españoles,  empezar a tener en cuenta lo siguiente: en la II República, que él defiende, su socialismo era el que calificaba de fascista a  todo lo que no fuese socialismo de Largo Caballero y entonces  el riesgo no era el exilio o la muerte civil. Era la muerte. Por eso, se produjo el Alzamiento Nacional de Franco.