Jiménez Losantos: «No se quiere investigar la masacre comunista»

En dos semanas, el libro de Jiménez Losantos sobre el comunismo ha conseguido llegar a su sexta edición. No está nada mal y es para felicitarse porque es urgente sacar a la luz los crímenes incontables que ha traído consigo el comunismo y los que todavía sigue perpetrando en muchas partes del mundo. Por donde han pasado los comunistas ha habido matanza.

«El mundo no ha querido investigar lo que ha sido la mayor masacre de la humanidad. La derecha no ha sabido defender la importancia de conocer todos estos horrores, mientras que la izquierda ni siquiera ha asumido su responsabilidad. No ha reconocido que el socialismo real son los millones de muertos del comunismo», recuerda el periodista y escritor Federico Jiménez Losantos, en una entrevista con ABC. El locutor turolense acaba de publicar el libro «Memoria del comunismo: de Lenin a Podemos» (La Esfera de los libros), un estudio de más de setecientas páginas sobre el origen, historia y desarrollo de esta ideología desde «la única forma intelectualmente respetable» de acercarse a ella, esto es, a través de sus víctimas.

En las páginas de «Memoria del comunismo: de Lenin a Podemos», que en dos semanas ya va por su sexta edición, Jiménez Losantos se propone responder a por qué las sociedades democráticas -antítesis de todo lo que representa el comunismo- han aceptado sistemáticamente el derecho a robar y matar de los seguidores de Lenin y consideran que, de alguna manera, «los muertos comunistas tienen más justificación que los de Hitler».

«Lenin nunca ocultó que solo mediante el terror se podía vencer y que iba a ser necesario matar. Todo lo malo de Lenin se lo achacan a Stalin, pero todo estaba ya en el origen. Era un sociópata al que le daba igual la vida humana y que, como Pablo Iglesias, odiaba su país y considera que los rusos eran tontos», apunta el periodista.

1 Comentario

  1. A este hombre le pasa como al mal vino que acaba convirtiéndose en vinagre.
    Está envejeciendo muy mal.
    Es una persona soberbia, maleducada, que se cree en posesión de la verdad, y que siempre habla ex cátedra.
    PREFERÍA A DON CÉSAR VIDAL QUE A ÉL, EN LA ÉPOCA DE LA COPE, pues Vidal tiene una gran formación e información, mientras que este señor vive de lo ya publicado, escrito e investigado por otros autores.
    EN DEFINITIVA, PASO DE ÉL.

Comentarios cerrados.