Jiménez Losantos: Memoria del Comunismo. 100 millones de muertos y la mentira

El libro Memoria  del Comunismo es voluminoso y poca gente lo habrá leído ya completo. Nosotros hemos empezado ya con él. La impresión es que está a la altura de aquel Libro Negro del Comunismo.

El inicio del libro es la explicación, autoexplicación, por la que se entra en el comunismo. No la compartimos. Se entra en el comunismo, como en todas las ideologías, porque uno llega al convencimiento de que esa ideología es la buena. Punto. Buscar  especiales razones psicológico morales huele a excusa. Simplemente hay personas a las que les da por ser comunistas lo que demuestra que hay personas inteligentes que pueden ser verdaderos  majaderos cómplices de salvajadas.

Es muy interesante la explicación de Jiménez Losantos sobre la omertá de toda la izquierda con el comunismo. Una izquierda, toda, que desde el principio del leninismo supo que la brutalidad era la nota esencial del comunismo. Fue una Liga de Derechos Humanos la que, en Francia, dio la patente de corso al régimen soviético para verse validado en todo el mundo progre. Fue el principio de la mentira con la que el comunismo se ha ofrecido al planeta, con sus 100 millones de muertos y sus 100 millones de toneladas de sufrimiento, como una alternativa respetable y hasta moralmente superior.

Con todo Jiménez Losantos sigue compartiendo el antifascismo comunista. No entiende Jiménez Losantos que, en un momento histórico en el que la democracia fue absolutamente superada por el marxismo en toda Europa, quienes se pusieron enfrente a defender una idea nueva,  con sus vidas como escudo,  frente al comunismo fueron héroes y que aquella idea nueva  no podía combatir el sovietismo con tolerancia, libertad y democracia.

Aunque asumimos la defensa de la democracia, no dejamos de advertir a Jiménez Losantos  que quizá no sea consciente de que los fascistas, nazismo aparte,  pueden volver a ser necesarios en la historia de Occidente. Es más, tiene mucha pinta de que vuelva volver a ser así y que será esos fascistas los que salven la vida de hombres como Jiménez Losantos.