Javier Ortega, Secretario General de Vox, se equivocó. Los complejos de Vox

Javier Ortega, Secretario General de Vox, rechazó el regalo de una bandera de España con el Aguila de San Juan que le regalaba un gracioso de la Sexta como  culmen de una entrevista cuyo objeto era ridiculizar a Vox y, quizá, hasta  buscar que el bueno de Javier Ortega le diera un sopapo al listo del entevistador. Desde luego, se lo mereció por su especie de choteo y  constante falta de respeto al Secretario General de Vox.

Se equivocó Javier Ortega cuando rechazó, nada más y nada menos, que una bandera de España. Posiblemente,  la última bandera de España que fue, simplemente, la bandera de España. Mientras la bandera de España actual, siempre es definida como la bandera constitucional, la bandera con el Aguila de San Juan era la bandera de España sin más. Nunca se la llamó la bandera leyfundamentalista de la misma manera que nunca se habló del patriotismo franquista como sí se habla hoy de la estupidez del patriotismo constitucional.

La bandera del Aguila era la bandera de España. Tan es así que se buscó en la historia de España un emblema  que representará eso: España. Y se encontró el Aguila de San Juan, el Aguila de Isabel la Católica.

Tampoco fue la bandera de España con el Aguila de San Juan una bandera de partido. Mientras los comunistas que pululan y son plaga en la Sexta le plantarían a España una bandera comunista en cuanto pudieran,  como en todas las naciones que han sufrido el comunismo ha sucedido con  pocas excepciones, Franco no adoptó,  como bandera nacional, bandera política alguna sino que buscó aquella bandera que mejor reuniera  y comprimiera  la historia de España.

Por lo demás, al rechazar la bandera de España vigente durante el Régimen de Franco, Javier Ortega se sumaba a la orgía antifranquista de  derecha, izquierda, falangistas, tradicionalistas, nazis, anarquistas, separatistas. En fin, se sumaba a la orgía de enanos.  Hasta que Vox no entienda la necesidad histórica de Franco, lo defienda sin complejos y haga suya las posiciones sociales de Franco abandonando el liberalismo de Jiménez Losantos…