Indultos

El hecho de que el Gobierno de Pedro Sánchez sea cómplice del golpe de Estado dado por la Generalidad de Cataluña el 20 de septiembre del año pasado con un tal Carlos Puigdemont a la cabeza y una serie de consejeros y presidentes de partidos y asociaciones afines dirigiendo el levantamiento no quiere decir que tengamos que perder de vista el hecho de que en un Estado de derecho, la ley, está por encima del Gobierno.

Si a la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, le parece bien o mal que los presos de ERC, de la ANC y de Omnium Cultural sean indultados a nosotros nos la sopla en dos tiempos. La condición previa para que se produzca un indulto no es que el reo lo solicite sino que haya voluntad, por darse unas condiciones que lo aconsejen, por parte del Estado para otorgarlo. Y es muy simple.

Los miembros de La Manada, si mañana piden el indulto, ¿van a ser indultados por el Gobierno feminista de Sánchez? Porque si la respuesta es “no”, entonces es que, ni aún pidiéndolo el reo, en este caso hay voluntad de otorgarlo. Sin embargo, en el INFINITAMENTE más grave asunto del golpe de Estado en Cataluña, el Gobierno golpista de Pedro Sánchez sí tiene ya tomada la decisión de indultar a cualquiera que haya participado en el motín.