Los separatistas ven poco a poco que la extradición es innegable. Steffen Seibert, el portavoz de Merkel, lo da a entender.

Steffen Seibert, el portavoz de la Canciller de Hierro, Ángela Merkel ya ha dicho bastante en la rueda de prensa sobre la extradición de Puigdemont: «Tenemos la convicción y la experiencia diaria que España es un país donde el imperio de la ley existe».

Dice el gobierno alemán que el caso debe resolverse «en base al derecho español» Y que esta relación no interferirá en la buenas relaciones bilaterales entre el ejecutivo alemán y España.

El Sr. Seibert ha recalcado nuevamente que el procés es un asunto de politica interna española y debe resolverse dentro del marco de la justicia y el derecho españoles, el gobierno alemán apoya la postura del Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Los nacionalistas catalanes se van desilusionando: Primero Rahola se rehía de que Puigdemont era el «Puto Amo» por escapar de la Justicia Española. Luego se planteó que porque no se habría metido la lengua donde la espalda pierde su casto nombre; a continuación no paraban de hablar de retención, en ningún momento quisieron mencionar la palabra detención, ni siquiera arresto, pero era un hecho que Puchy dormiría en Prisión.
Ahora cuando se agarraban a comentarios de diputados afines, o de algún artículo en la prensa, obtienen esta respuesta clarísima, y ya los medios afines empiezan a asumir que en breve el que fuera su «President», ahora será un preso más en Estremera o en una prisión similar a la espera de juicio. Así lo empiezan a manifestar importantes personajes de la política alemana, también el europarlamentario alemán de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) Elmar Brok se ha manifestado en la misma línea. El europarlamentario considera importante que Carles Puigdemont responda ante la justicia en España, lo tiene tan claro que ha lanzado la presente sentencia: «Puigdemont ha vulnerado inequívocamente el Derecho español y ha infringido la Constitución».

Ahora sólo les queda empezar a mover la calle.