Iglesias impone la lista por Madrid a Errejón. Cuando papá Stalin habla, los niños se callan.

Pablo Iglesias, ha dado las explicaciones de cómo ha intentado cerrar la crisis interna abierta en el partido tras la filtración de un documento del entorno de Carolina Bescansa que planteaba un pacto con Íñigo Errejón para desbancarle al frente de la dirección. Lo ha hecho en una rueda de prensa en la que ha asegurado que mantiene su confianza en este último para ser el candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid y en la que ha anunciado un “acuerdo de unidad” entre Errejón y Ramón Espinar para las elecciones autonómicas de 2019.

“Daos un beso delante de estos señores para que vean que os queréis mucho”, ha subrayado Iglesias acompañado de ambos para escenificar precisamente esta imagen de unidad. Iglesias ha abandonado el atril tras una breve intervención y ha dejado que fueran el secretario de Análisis Estratégico de Podemos y el líder del partido en Madrid los que respondieran a la prensa.

Errejón quería elegir el equipo que le acompañaría en la lista por Madrid; Espinar, que la eligiesen por él (los “inscritos”). Al más puro estilo estalinista (lo llaman democracia interna), la lista por Madrid la elige el papá Stalin-Iglesias, que con la trifulca ha decidido poner a Errejón de número 1 y a Espinar de número 3.