Iglesias habla con Puigdemont. Nos importa un cojón

Pablo Iglesias ha tenido un fin de semana muy movido. Si incluimos la reunión de mañana con el Lehendakari Urkullu, prácticamente no ha quedado nadie en la agenda de los enemigos de España a los que Iglesias no les haya regalado un minuto de sus tiempo. Esta tarde, sin ir más lejos, lo ha hecho vía telefónica y con la promesa de verse personalmente en breve, con el golpista a la fuga Puigdemont.

Los medios relatan el sin fin de puntos de acuerdo entre los dos mamarrachos y hablan profusamente de la solución política al conflicto que ha de resolverse entre Cataluña y España.

Lo que se hayan tenido que decir estos dos nos importa un cojón. No será nada bueno para España, eso seguro y, andando el tiempo, quien venga a poner orden, debería plantearse seriamente todos los movimientos del mamporrero de Podemos en estos días.