Huelga en Fiat por el fichaje de Cristiano Ronaldo

El fichaje de Cristiano Ronaldo por la Juventus de Turín sigue trayendo cola y va más allá del mundo futbolístico. La estrella portuguesa ha dejado una buena caja al Real Madrid, y la Juventus ha tenido que pagar un auténtico pastizal.

Un total de 112 millones de euros destinados a llevarse al futbolista portugués y además un contrato de 30 millones por cada temporada durante cuatro años. Sumando, sumando y sumando la cifra es una auténtica barbaridad.

Los trabajadores de Fiat  se han revelado contra la familia Agnelli,  que ejerce la presidencia de la Juventus  y que es propietaria de un 29 % de la automovilística.

La familia Agnelli, también propietaria del 63% de la Juventus. Entendemos que son dos negocios distintos, y que su gestión es independiente, pero aún así también podemos entender las cuitas y demandas que realizan los trabajadores, que manifiestan que ellos llevan toda la puñetera vida con enormes sacrificios económicos que les hacen a duras penas subsistir a lo largo de los años, y que no les parece bien la decisión de gastar centenares de millones para la compra de un jugador.

Lo cierto es que nos parece un poco inmoral, pero lo evidente es que al nivel que se mueven los mercados, dentro del fútbol, del capitalismo salvaje que lo respalda, y de los inmensos beneficios que se obtienen en Merchandisisng que hace obtener beneficios a una empresa que adquiere un jugador por este precio, hace que al menos en lo económico las cifras salgan.

Pero los trabajadores de Fiat que se consideran responsables de haber enriquecido a la familia propietaria desde hace ya varias generaciones mientras ellos han mantenido una vida de miseria parecen acreedores al derecho al pataleo, y en eso se traduce esa huelga en ese sentimiento de frustración y de envidia, de ver como una persona que chuta balones, puede cobrar más que toda la plantilla.

Desde luego legal… seguro que lo es… pero desde el punto de vista de la ética quedaría mucho por decir y por pensar.

De momento huelga y a remover conciencias.