Hernando justifica la postura del PP y las enmiendas a PGE

Era previsible. Los que critican que el PP se vaya a tomar venganza por la pérdida del Gobierno en el culo del PNV en forma de acuerdos y partidas en los PGE es que son idiotas. La política parlamentaria son acuerdos, pactos con Satanás para conservar el poder, y un juego de pactos es lo que ha sucedido en el Congreso y ahora se traslada al Senado. Levantaríamos la voz airadamente si quienes van a recibir las coces fuesen las Hermanitas de los Pobres.

Pero es el PNV y, con toda sinceridad, hay que dejar que se apuñalen entre ellos todo lo que puedan y quieran.
El veto a PGE -a sus propios PGE- en el Senado lo ha confirmado el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando. También ha dicho que los populares no cambiarán con sus enmiendas la principal medida que logró incluir el PNV en los presupuestos, la subida generalizada de las pensiones.
Hernando ha recordado que el PP ya no tiene “vinculación con el PNV” porque ese partido “ha roto la confianza entre las distintas formaciones” que apoyaron los presupuestos del Gobierno de Mariano Rajoy en el Congreso. Ahora, los populares tienen “manos libres” para “mejorar” las cuentas del Estado y para incluir algunas enmiendas que se dejaron “en la cartera” porque sabían que con el PNV no podrían salir adelante.

Quien quiera otro tipo de estrategias más limpias y caballerosas que juegue a la Bolsa.