Hasta los huevos de perdonavidas

La portavoz nacional de Ciudadanos y líder del partido en Cataluña, Inés Arrimadas, ha dicho que su formación está “abierta a sentarse” con el Gobierno de Pedro Sánchez para “consensuar una solución” sobre el Valle de los Caídos, ya que “hay que pasar de una etapa de confrontación a una de reconciliación”.

Un poco antes, era el diputado de la formación naranja, Toni Cantó, el que se manifestaba en términos parecidos y aseguraba estar en sintonía con la nueva LMH de prohibir la apología del franquismo.

Ni Arrimadas ni Cantó pueden (por falta absoluta de entidad) dar lecciones de reconciliación a quienes hacen apología de la reconciliación defendiendo el monumento que cerró (al menos por parte de los vencedores) la herida abierta de la Guerra Civil. Menos aún, los chupatintas en permanente competición de acreditación democrática, los estabulados en cualquier tertulia televisiva o radiofónica. Si son mejores que Franco que nos devuelvan la paz y la prosperidad que nos proporcionó el último jefe de Estado no Borbón.