Ha caído la rata: Puigdemont detenido en Alemania.

Puigdemont, el prófugo, el huido, el autoexiliado, la puta rata que huía por las alcantarillas después de estar a punto de provocar un conflicto civil en Cataluña, dando un golpe de estado institucional, acaba de ser detenido, retenido o custodiado, pero le han retirado de la circulación. Ha sido en la frontera entre Dinamarca y Alemania, al parecer acababa de cruzar la frontera introduciéndose en Alemania para poder llegar a Bélgica, y el viaje se le ha hecho mucho más corto.

Cuevillas, el abogado de Carlos Puigdemont dice que volvía a Bélgica para entregarse. jajajajaja. Eso es lo mismo que dicen los “chorizos” en los juzgados.

Lo cierto es que en cumplimiento de la Euroorden cursada por el Juez Llaneras, de momento se encuentra en una comisaría alemana, los abogados ya están a pleno rendimiento para evitar males mayores. Desde el viernes que el Juez Pablo Llarena, dicto la orden de detención Europea, Puchy está jugando al gato y el ratón; en este caso el ratón era él, no quiso coger el avión en Dinamarca para evitar su detención en el aeropuerto, por lo que dejó perder los billetes que ya tenía sacados, e inició la vuelta por carretera, por aquello del territorio sin fronteras, intentando así, en coche, esquivar a la Justicia. Le ha salido mal, y ha sido detenido en Schuby, en el Estado federado alemán de Schleswig-Holstein, estando en una situación de arresto provisional.

Imaginamos que Alemania no será Bélgica, y el principio de doble incriminación en ambos ordenamientos jurídicos no va a ser lo mismo. El Código Penal de Alemania, uno de los países con los que España tiene una cooperación judicial más activa, contempla penas que van desde los diez años de prisión a la cadena perpetua para delitos similares a los que se le imputan en España a Puigdemont.

Ahhhh. Se siente… que dirían mis hijos.

1 Comentario

Comentarios cerrados.