Gürtel: argumentario de defensa ante los medios y la sociedad española

Seguramente porque hace mucho tiempo que se venía esperando una sentencia inculpatoria como la recibida, desde el PP han encajado el mazazo sin ninguna intención de soltar el timón. Dicen desde Génova que la condena como partícipe a título lucrativo implica obligatoriamente desconocimiento del hecho delictivo.

«No se le acusa al PP de ningún delito ni se le puede imponer ninguna pena (ni cárcel ni multa ni inhabilitación), pero se le obliga a responder civilmente».

Aseguran además los populares que fue Rajoy quien puso fin a la relación del partido con Francisco Correa, el «cabecilla» de la trama, pero se olvidan advertir que lo hizo una vez destapado ya el caso y nunca por iniciativa propia, algo que podría tenerse por argumento de descargo. Así, como se hizo, todo parece indicar que se estuvieron sirviendo d Correa hasta que su presencia en los papeles aconsejó desprenderse del lastre. Y, por si fuese poco, nos contarán la milonga de que los hechos juzgados se circunscriben a las elecciones municipales de 2003 en los Ayuntamientos de Pozuelo de Alarcón y Majadahonda, «dos localidades madrileñas de los más de 8.000 ayuntamientos que hay en España». Insistirán en lo mismo: la Gürtel es una trama contra el PP, la directiva no sabía nada, han limpiado el partido de corruptos (hasta la próxima) y ningún directivo está manchado en la actual cúpula.