Grande-Marlaska no ve problema en que los Mossos tengan armamento militar

A Grande-Marlaska un día le preguntaron sobre si tenía intención de cumplir lo acordado por Sánchez Castejón en materia de acercamiento de los golpistas independentistas encarcelados en cárceles madrileñas a cárceles catalanas. Marlaska dijo que lo miraría y lo estudiaría. Dos días después llamó a Llarena para meterle un poco de prisa con la instrucción y los golpistas ya duermen cerca de sus familiares. ¿Por buen comportamiento? No. Porque el presidente del Gobierno, para llegar a serlo, prometió a los golpistas convertirse en un golpista más y hacer del que hasta entonces había sido un juez honorable otro golpista más.

En su atrevimiento, y por aquello de que el que cede un poco cede poco a poco, los golpistas catalanes libres han seguido tensando la cuerda ahora que son molt amics del presidente del Gobierno español. Había un temita que les tenía preocupados. Se trata de aquella compra de armas para los Mossos parada a tiempo. Trapero, el que pedía los juguetitos, decía que era para hacer frente al desafío yihadista, algo para lo que hubiese bastado unos cuantos bolardos de granito.Pero el pedido era como para armar a la VI Flota con idea de invadir Irak. Las armas largas eran larguísimas, con rifles de gran calibre para poder detener carros de combate y fusiles de combate municionados como para resistir el asalto a la Cancillería. Con mucho acierto, y temiéndose las aviesas intenciones de Trapero y sus muchachos, Interior se negó a autorizar aquella partida para armar a la guardia pretoriana del president. Ahora, lógicamente, los golpistas vuelven a la carga, ahora ya con un adversario -el que ha de visar los talones para la adquisición- mucho más favorable a sus intereses. Y hoy, el ministro del ramo, Grande -Marlaska, ha sido preguntado por este asunto. Marlaska dice que lo va a preguntar pero que no ve inconveniente. Que él como juez tuvo que trabajar con los Mossos y que son buenos chicos, profesionales y eso. Seguramente, en un par de días, habrá un Mosso en lo alto de Montjuic con un Barrett calibre 50.