Gracias Franco. Contigo empezó todo

El 20 de Noviembre de 1.975 murió el Generalísimo Franco. Dos días después empezó la traición generalizada de la Monarquía, de la Iglesia, de toda la derecha, de muchos tradicionalistas y de muchos falangistas. También empezó el silencio ominoso, hoy traición, del Ejército. Siguió la orgía de odio izquierdista y separatista, a estas alturas, ya sin respuesta de prácticamente nadie.

Sin embargo, el Generalísimo Franco, el Caudillo, al que todos traicionaron, hasta aquellos a los que llevó a la victoria o a los que salvó la vida y la libertad, fue el que hizo que en España empezara todo lo que hoy llamamos modernidad. Todo es todo. Incluida la posibilidad de una democracia. Y lo hizo limpiamente: con un alzamiento armado absolutamente legítimo al que siguió una represión absolutamente legítima contra los crímenes brutales de la izquierda.

Con Franco empezó todo. ¿Por donde empezar a contar lo que empezó con Franco? Por ejemplo, por uno de sus puntos finales: la universidad masificada. Es verdad, con Franco, la universidad terminó estando masificada. España pasó se ser un país con hambre de siglos, un país de emigrantes y de analfabetos, a un país en el que un problema era que, efectivamente, más o menos, la universidad, pública y accesible a todos los españoles, estaba masificada. No está mal el cambio en un proceso de 35 años después de siglos de una España muy pobre. Y es que en la II República española, esa tan maravillosa, morían todavía en España unos 300 españoles de hambre al año.

Con Franco empezó la Sanidad Pública. Hoy, diría que en toda España, son las Ciudades Sanitarias construidas en la época de Franco los mejores centros hospitalarios. Aquella sanidad se trasladó a todo el pueblo español que vio como su esperanza de vida pasaba de los 50 años en la II República a los 70 años en 1.970. Si en 1.940 la mortalidad infantil era del 125/1000, en 1.975 era del 18/1000.

Con Franco empezó la Educación Pública. El analfabetismo en 1.940 era del 29%. En 1.975 del 7%. En 1.995 del 6%. La evolución española en materia de educación, escuelas, institutos, universidades laborales, universidades fue, simplemente, brutal.

Con Franco empezó una industrialización seria de España. Con el INI. Una industria hoy perdida y entregada, sin necesidad, a cambio de la entrada en la Unión Europea. En España, el sector agrario ocupaba al 50% de la población activa durante la II República. En 1.950 es el 20%. En base a cientos de estadísticas sobre las distintas materias producidas por nuestra nación, España pasó a ser la novena potencia industrial del mundo. Hasta la puesta en marcha de la industria del turismo es una decisión estratégica tomada durante el Régimen de Franco.

Y, para que se puedan reír con datos los que se chotean de los embalses de Franco, los números son estos: a lo largo de la historia de España, hasta 1.939, se construyen 190 grandes presas. Durante el Régimen del Caudillo se construyen 515. Sin Franco, hoy estábamos bebiendo meados.

Con Franco también empezó el final de la emigración, asunto que no hay que esquivar. En primer lugar, habremos de coincidir en que las famosas divisas de los emigrantes no se las enviaban a Franco, ni al Estado, ni, afortunadamente, a los Sindicatos Verticales. Se las enviaban a sus familiares. Ciertamente la mejora en el nivel de vida de esos familiares revertía en una mejora para muchos españoles. Pero esto no es lo importante. Lo importante es que la emigración no nace con Franco sino que viene de siglos y se termina con Franco. España deja de ser un país de emigrantes con Franco.

Con Franco empezó la Seguridad Social, es decir, el Estado del Bienestar que en 1.975 estaba construido: Seguro de Desempleo, Subsidio de Vejez, Invalidez permanente total, Invalidez absoluta, Gran invalidez. Discapacitados y Disminuidos, Subsidio de Ancianidad, Enfermedad Común no laboral, Accidente Común no laboral, Accidentes de Trabajo, Subsidio familiar, Protección familias numerosas, Asistencia farmacéutica, Asistencia médica, Asistencia hospitalaria, Vacaciones retribuidas, Descanso Dominical y días festivos, Paga extraordinaria de Navidad, Paga extraordinaria del 18 de julio, Pagas sobre beneficios. Todo esto se construyó sin que los españoles pagaran prácticamente impuestos.

La España moderna la construyó y la empezó Franco. Sin Plan Marshall, sin fondos de la CEE y con unos españoles que casi no pagaban impuestos. Hoy se esfuerzan en quitar los emblemas del Régimen de Franco en base a una vergonzosa y mentirosa Ley de Memoria Histórica. Pero para borrar la obra inmensa del Caudillo habría que derribar España. Algo que, es cierto, están cerca de conseguir entre los traidores y los odiadores de la memoria de Franco.