Franco, sin novedad, resiste

Ha comenzado el asedio a Franco en el   Valle de los Caídos. Comunistas, socialistas, independentistas, la estúpida complicidad del centro de Ciudadanos, el silencio cobarde de la derechilla pepera, la inteligentísima puesta de perfil de todos o casi todos los grupos de extrema derecha y la lavada de manos de la jerarquía de la Iglesia son, en conjunto, los integrantes, unos por acción y otros por omisión, del asedio contra Franco en el  Valle de los Caídos.

Pedro Sánchez tenía previsto el asalto para este mismo mes de Julio.  Pues Pedrito, de momento, te comes el asalto del mes de Julio, te apetecía el día 18 para dar más por saco, y la sensación es que ya te vas, como poco, a Otoño.

Los sociatas buscan desesperadamente alguna fórmula que les permita convertir en legal una clara acción ilegal. Parece que andan detrás de un Decreto Ley que refrende el Parlamento. Ahí se retratará Cs y PP y veremos que rojos y separatas votan en jauría contra Franco lo que debiera servir de pista para saber que el bueno es Franco.

Lo último que se rumorea es que para sacar a Franco, al PSOE le tocará reconocer que en el Valle de los Caídos están y deben estar enterrados sólo caídos de ambos bandos de la Guerra Civil y que fue Juan Carlos I quien ordenó enterrar allí al Caudillo de forma que el Valle  jamás se configuró como un mausoleo para Franco. Todo eso parece que se reconocerá y se argumentará para justificar el Decreto Ley que apruebe la profanación, por mucho que le llamen exhumación, del Caudillo.

Y mientras tanto Franco va ganando pequeñas batallas. Vuelve el patriotismo español a poner propaganda en la calle después de años de la afirmación de sus vagos dirigentes de que “pegar carteles no sirve para nada” y pasarse el día en el bar lo que, digo yo, debe ser  de una utilidad inusitada. Y gana Franco otra pequeña batalla y convoca en el Valle de los Caídos más españoles que todos los grupitos de extrema derecha juntos han convocado en los últimos años con su brillante estrategia de prohibir la defensa pública de Franco. Franco, sin novedad, resiste.