Forn está tuberculoso, según las pruebas realizadas en Estremera

GRA271. BARCELONA, 26/07/2017.- El conseller de Interior, Joaquim Forn (i), el de Territorio y Sostenibillidad , Josep Rull (c), y el de cultura Lluís Puig (d), durante la segunda jornada del pleno del Parlament.EFE/Andreu Dalmau

Joaquin Forn, el que fuera consejero de Interior del Gobierno catalán, lleva tres semanas sometiéndose a pruebas de seguimiento, ya que le ha sido detectada una tuberculosis, si bien, aunque ha dado positivo, no ha desarrollado la enfermedad.

Forn se encuentra guardado en el “Hotal Rejas” desde el 2 de noviembre, en Estremera, en uno de los controles se le detectó la tuberculosis, y ahora ha comenzado un tratamiento de tres meses de una fuerte medicación, que le va a provocar sin duda algunos efectos secundarios; esa precisamente es una de las razones por la que sus defensas solicitaban que le sacasen a la calle, si bien no la esgrimieron, por no ser suficiente motivo, ya que Forn no es una excepción, porque un gran número de reclusos también toman esa medicación, ya que existe un amplio número de internos que tiene sida o ha dado positivo a la tuberculina.
De hecho, en el recurso, se apuntaba la enfermedad como algo más, no como motivo principal.

Esa fue una de las causas por las que Forn y Oriol Junqueras fueron separados, ya que compartían celda, no fueran a ponerse cariñosos por la noche y pudiesen contagiarse.

El gobierno español ha hecho pública una nota en que admite que el consejero Joaquin Forn ha dado positivo en la prueba de la tuberculosis, conocido como test de Mantoux o test de la tuberculina, pero quita hierro a esta situación, niega que tenga la enfermedad y asegura que ni siquiera se le están aplicando los protolocos médicos habituales. La familia del consejero asegura, en cambio, que se le está aplicando un tratamiento y que además le está provocando efectos secundarios, lo cierto es que instituciones Penitenciarias pone en marcha automáticamente un protocolo en el que se incluye, si es necesario, la hospitalización del interno, la evacuación del centro y el tratamiento por parte de un equipo médico especializado. “En el caso del exconsejero de Interior de la Generalidad, no ha sido necesario poner en marcha este mecanismo dado que el interno no sufre ninguna enfermedad”.
La familia intenta culpabilizar a la cárcel de habérsele contagiado la tuberculosis, si bien… le será difícil demostrarlo.

Las pruebas han dado positivas, pero la enfermedad parece un poquito… fingida.

2 Comentarios

  1. No me da ninguna pena.
    Supongo la traería de su país de origen, que creo era Ecuador, pues con las pintas de tocino que tiene, me da la impresión de que hambre no ha pasado, por lo menos en España…
    Las cárceles están llenas de enfermos con Sida, tuberculosis, enfermedades de toda clase y tipo, Y NO POR ESO SE LES DEJA EN LIBERTAD.
    Simplemente se les medica, y asunto solucionado.
    Hay también HOSPITALES PENITENCIARIOS, para atender a los presos más graves.

Comentarios cerrados.