Forcadell mañana para casa. Rajoy ya ha tocado el Supremo y el Supremo se ha dejado tocar

Forcadell ha sido, junto con Puigdemont y Junqueras, la promotora del proceso revolucionario separatista. Mañana se va para casa con una fianza de 150.000 euretes que, con lo que esta panda ha mamoneado para su proceso,  es pecata minuta. No la han puesto en libertad del tirón por vergüenza torera pero el Supremo ya ha actuado políticamente. Esta tarada, la Forcadell, las ha liado pardas, ha dicho de todo por esa boquita, ha firmado lo que se le ha puesto por delante  y ahora se va para casa con decir que su puñetera república catalana es simbólica y responder a las preguntas del Fiscal.

¿Puede seguir delinquiendo la tarada ésta? Sin duda. Vive en el délito, promoviendo la secesión y la rebelión,  de pitiminí eso sí,  desde que se levanta hasta que se acuesta pero  ahora hay que creerse que se ha vuelto buena y simbólica porque al Juez del Supremo le ha contado la milonga adecuada.

El Gobierno no quiere a esta panda en prisión. Básicamente por miedo al que dirán en Europa. El Supremo es un tribunal político al que se llega siendo políticamente correcto en la judicatura. La resolución del Supremo es política y no jurídica. Cualquier español sobre el que pesan las penas que le pueden caer a la Forcadell,  en medio de una especie de delito continuado como es el “proces” independentista,  sale en furgón caminito de Alcala-Meco sin fecha de salida hasta que esté meriadamente claro que ese delito ha finiquitado. Y, de momento, eso no está nada claro. Ahí está Puigdemont libre y coleando.

Por lo demás, la indignidad de todos estos … basuras humanas  de la estelada es inconmesurable. Si para no ir a la cárcel la Forcadell tiene que jurar bandera, de España,  se viste el uniforme de la Guardia Civil, besa la bandera y, si hace falta,  besa hasta el Aguila de San Juan y un retrato del Caudillo.