Ferrán Casas, Antonio Maestre, Elisa Beni o la negación de la evidencia

Junto con algún otro tertuliano Ferrán Casas, Elisa Beni y Antonio Maestre se repartieron la negación de la evidencia en la Sexta Noche. Ferrán Casas sigue empeñado en  que la independencia será económicamente buena para los catalanes y los otros dos, además de demostrar su desafección a España y su bandera, se empeñan en decir que 40 años de propaganda y educación separatista  en Cataluña no tienen nada que ver con que en Cataluña haya entre un millón y medio y dos millones de traidores a España, que eso es lo que es un separatista.

Lo cierto es que la cara de Ferrán  Casas era un poema según percibía, por mucho que lo negara, el porvenir que se le avecina a Cataluña en caso de independencia o de, simplemente, mantener esta situación. Lo que nadie le dijo a Ferrán Casas es lo siguiente: Cataluña es la región más rica de España no debido a que los catalanes sean una etnia superior sino a la decisión de España de que sea así desde hace siglos. Dos siglos, al menos. A partir de ahora, pase lo que pase ya en Cataluña, eso tiene que acabar y España debe volcar su esfuerzo estratégico en el desarrollo de otras regiones.

Elisa Beni y Antonio Maestre dicen dos cosas: todo régimen político adoctrina en los colegios y se hace propaganda de sí mismo en los medios de comunicación y, segundo, esto no es tan importante. Lo primero no es verdad. Lo segundo es un error. No todo régimen adoctrina niños y se vende a través de sus medios de comunicación. Basta con ver la España actual desaparecida de media España y tímidamente presente en la otra media. Con respecto a lo segundo, el adoctrinamiento y la propaganda no es importante según estos dos, ¿Cuántos separatistas había a la muerte de Franco? A la muerte de Franco, por no ser separatista, no era separatista ni Pujol y no digamos Arturo Mas. Todo el aumento del separatismo desde 1.975 es propaganda, control de la educación y,  en ambos espacios, mentiras.

1 Comentario

  1. Elisa BENI es completamente imbécil, y absolutamente intransigente.
    Pero hay que perdonarla, pues está en plena menopausia…
    Se las da de gran periodista, pero es una sectaria de tomo y lomo. Por supuesto siempre escorada hacia la izquierda, faltaría más.

Comentarios cerrados.