Feliz Navidad y no Felices Fiestas. Por Álvaro Romero

Puede parecer una tontería pero no lo es. Es una manera más de asumir la descristianización de España para ocultar el bello objetivo de esta celebración, el nacimiento del niño Dios.

Lo sectores publicitarios se han acogido a las Felices Fiestas, probablemente conociendo la tendencia insulsa y amaestrada de la población y bajo el buenismo de no ofender a quien no es cristiano, pues aquí estamos, en otra pérdida de identidad, lentamente y sobre todo, sin darle importancia y quien se la dé pasará al lado del intolerante, del facha ¿y?

No somos nosotros los que tenemos que luchar por este arraigo cristiano, que también, pero las más altas esferas de la Iglesia Católica a la que se ataca con estas “Felices Fiestas” y ellos lo saben, pues como en otros muchos casos, callan.
Aquí estoy otra vez, como en tantas otras cosas clamando en el desierto, como en la defensa de Franco y recibiendo parabienes y palmaditas en la espalda, pero en privado claro. Tanto en esto, como en lo de Franco. No vaya a ser que nos llamen fachas.

Estoy dispuesto a amargar las fiestas a todo aquel que me felicite con un Felices Fiestas. Seré un martillo pilón ¿Fiestas de qué?¿Me lo explicas? Hasta que deje de hablarme por pesado o me felicite la Navidad.

Y a los más allegados del solsticio y esas cosas, decirles que poco ganan confundiendo y confundiéndose con lo que verdaderamente representa esta celebración, históricamente para España.

Así que y cerrando el círculo os deseo FELIZ NAVIDAD a todos los lectores del MURO DEL PUEBLO ESPAÑOL, con una frase del ultimo Mensaje de Navidad del Caudillo:

“En estas Navidades y nuevo año quiero enviar a todos los españoles.. y de modo particular a aquellos que están lejos de sus hogares, mi saludo cordial, deseando a todos las mayores venturas para el año que comienza.¡Arriba España!”