Felicitamos a Lenín por su decisión

El Gobierno de Ecuador ha anunciado que ha decidido retirar, de forma inmediata, la seguridad adicional en su Embajada en Londres, donde se encuentra el fundador de WikiLeaks e independentista catalán a sueldo, Julian Assange.

En un corto comunicado oficial, la Secretaría Nacional de Comunicación (Secom) ha informado de que el presidente Lenín Moreno ha dispuesto que “se retire de forma inmediata cualquier tipo de seguridad adicional de la Embajada” en la capital inglesa.

En adelante, esa legación diplomática “mantendrá el resguardo normal similar al del resto de embajadas ecuatorianas en el mundo”, ha precisado la Secom.

La medida se ha dado a conocer pocos días después de que el diario británico The Guardian publicará una información según la cual el Gobierno ecuatoriano habría invertido al menos cinco millones de dólares (4,2 millones de euros) en una “operación de espionaje” para “proteger” a Assange, refugiado desde 2012 en esa Embajada.

Por su parte, la canciller ecuatoriana, María Fernanda Espinosa, señaló el miércoles desde Moscú que “habría que verificar y confirmar” si el anterior Gobierno de su país gastó millones de dólares en la supuesta operación de espionaje para proteger al activista australiano.
“Entiendo que se refiere a información -entre 2011 y 2013- que coincide con un periodo del gobierno anterior” liderado por el izquierdista Rafael Correa, afirmó Espinosa en conferencia de prensa en Moscú, después de reunirse con su colega ruso, Serguéi Lavrov.
“Yo no tengo nada más que aportar”, dijo Espinosa sobre la publicación de prensa que advierte de que Ecuador habría contratado a una compañía de seguridad y a agentes encubiertos para vigilar a los visitantes de Assange en la legación.
Asimismo, se habrían grabado las actividades diarias del activista, en la que se habría bautizado como “Operation Guest” (“Operación Invitado”) y más tarde como “Operation Hotel” (“Operación Hotel”).
La investigación periodística sugirió que la operación contaba con el apoyo del presidente ecuatoriano cuando Assange se refugió en la embajada, Rafael Correa, y el entonces ministro de Exteriores del país, Ricardo Patiño.

La canciller ecuatoriana también confirmó que Assange sigue sin tener acceso a Internet en la legación, después de que Ecuador se lo cortara a finales de marzo, tras reiterados reclamos para que evitara opiniones sobre temas de política de terceros países.
La ministra rechazó que se debiera a presiones de Reino Unido y subrayó que “es una decisión soberana de Ecuador”.

“Ecuador continua buscando una salida a la situación del señor Assange, que es una persona internacionalmente protegida. El interés de nuestro país es garantizar su bienestar y el cumplimiento de sus derechos humanos”, aseguró ayer la canciller ecuatoriana.

El pasado diciembre, el Gobierno de Ecuador concedió al fundador de WikiLeaks la nacionalidad ecuatoriana y pidió para él un estatus diplomático con el fin de poder sacarlo de Reino Unido, pero el Ministerio de Exteriores británico se negó.

1 Comentario

Comentarios cerrados.