Extrañísimo: Lula no podrá presentarse a la presidencia de Brasil por corrupción

Seguimos frotándonos los ojos ante la noticia: El Tribunal Superior Electoral de Brasil ha decidido que el ex presidente y presidiario, Luiz Inácio Lula da Silva, no pueda presentarse a la reelección como presidente por estar en prisión por un delito de corrupción. Lula fue condenado a 12 años por recibir sobornos. Algo poco edificante, a ojos del alto Tribunal, para poder convertirle en presidente de la nación.

Con todo, su partido, el socialista Partido de los Trabajadores, ya ha dicho que es una vergüenza que no le dejen participar en los comicios por ese motivo, que, en realidad, lo que ha pasado es que han caído bajo la órbita de las élites económicas del país, que no quieren a Lula de presidente, y han desoído la recomendación del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas (siempre son los mismos) pidiendo que al preso se le devuelvan sus derechos políticos.

A  los rojos brasileiros nadie les ha explicado que los derechos políticos se pierden por tonterías como poner la mano para recibir sobornos (aquí en España es distinto y ahí están los Pujol campando a sus anchas). Y que por más pena que quieran dar con el cáncer de Lula, lo cierto es que muchísimos sinvergüenzas y ladrones con cáncer, incluso de la derecha, a los que no quisieran ver como presidentes de la nación.