ExpoMuro Presos Políticos. El Obispo de Jaén: los trenes de la muerte y el genocidio de  los católicos

Manuel Basulto Jiménez era el Obispo de Jaén en 1.936. Evidentemente no se le conocían delitos de ningún tipo. Fue detenido el 2 de Agosto por su condición religiosa. Se decide su traslado a Madrid en uno de los trenes que serán llamados luego “trenes de la muerte”. Como otro tren anterior, el que conducía a 245 presos junto al Obispo de Jaén,  será detenido y a continuación 193 presos serán ametrallados por grupos que hoy estarían en Podemos y en el mundo okupa. Entre los ametrallados estaba el Obispo de Jaén junto con varios familiares.

El Obispo de Jaén será uno de los miles de religiosos que junto con las decenas de miles de católicos que fueron asesinados componen el genocidio de los católicos,  sufrido a manos de la II República,  por el que ninguno de sus seguidores y defensores actuales han pedido perdón jamás. Tampoco los dirigentes republicanos en su momento.

Por genocidio se entiende el exterminio sistemático de un grupo social por razones raciales, políticas,  o religiosas. La única razón por la que decenas de miles católicos fueron perseguidos y asesinados en la zona roja, en toda la zona roja sin excepción y por sistema, fueron las religiosas.