Esto es democracia; esto es el gobierno de la gente

Jesús Arroyo (@GenteQueLucha) es periodista, economista, MBA, consultor de comunicación e “influencer” en la red social Tweeter. Practica una ironía fina y un humor ácido que corroe la fina piel de la progresía como lo haría la cal viva.

Tampoco su última ocurrencia ha sido entendida por las masas vociferantes: la demolición del monumento erigido por el pueblo más imperialista de la historia en suelo español: el Acueducto de Segovia.

Arroyo insiste en el insulto que supone para un país democrático como España mantener en pie el signo más claro de la opresión, la explotación y la esclavitud sufrida por los pueblos sojuzgados bajo la sandalia imperialista de los hijos de Luperca. Y lleva toda la razón del mundo. Así que, ni corto ni perezoso, organiza todo un movimiento cívico de concienciación y solicita (en un principio; ahora ya exige) a los poderes públicos la demolición de semejante monumento a la barbarie.

La idea va ya por el millón de visionarios, y más de 6.000 “me gusta”.

Y siguen sin entender la broma.

Esta es la esencia de la democracia. Éste es el gobierno de Satanás. Basta que muchos se sumen a la causa, la que sea, echar abajo el Acueducto, El Valle de los Caídos, homologar el aborto y la eutanasia, la españolidad de Cataluña o decretar proscrita la propiedad privada, para que, con independencia de su valoración moral, tenga que ser legislada y admitida como buena.

Nadie quiere barrenar el Acueducto de Segovia, quédense tranquilos los que aun tengan alguna duda, pero el experimento sociológico puesto en marcha por Arroyo es genial.