¡Están locos estos separatistas!

Lo que ha pasado en el Parlamento de Cataluña, que bien estaríamos sin parlamentos autonómicos, no es fácilmente explicable. Se resume en que los separatas son incapaces de ponerse de acuerdo en poner un Presidente. Parece que los indepes se han cansado de que la CUP siga mandado a los demás a los juzgados y a la cárcel.

La CUP se pasa a la oposición para combatir desde las calles. Estos no van a hacer una mierda. Son  cuatro gatos tarados cuya viabilidad dependía de que los demás se dejasen arrastrar por las tareces de los cuperos.

¿El futuro? Posiblemente elecciones hacia mediados de Julio. ¿Ha terminado el separatismo? Evidentemente, no. Los indepes van a seguir dando guerra, sacando lo que pueda del Estado a cambio de paz social y, lo más preocupante, intentando crecer con el objetivo claro de volver a intentarlo en unos años. ¿El problema? El PP va a dejar todo de tal forma que los separatas podrán ver satisfecho su objetivo de crecer.