España no tiene un problema de ingresos, tiene un grave problema de gasto y despilfarro mayoritariamente autonómico

España, dicen todos los expertos que han leído y estudiado algo, no tiene un problema de ingresos. Tiene un enorme problema de gasto a nivel local, provincial, autonómico, nacional y europeo. Mucho gasto y mucho despilfarro.

Los servicios públicos cada vez están más deteriorados y los impuestos y tasas siguen aumentando mientras nadie habla del verdadero problema: el nivel de despilfarro, duplicidades y excesos de todo tipo que supone el Estado de las autonomías.

Tenemos un modelo demencial y único en el mundo en que nadie rinde cuentas de nada, ni existe coordinación ni control alguno.

La tijera se podría meter en el sistema autonómico sin que se resintiera para nada el servicio al ciudadano. Pero para ello se necesita valor político…