España es la puerta de esclavos a Europa

Son los datos que aporta Frontex, la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas. No añadimos nada más que una reflexión personal que puede muy bien desgajarse de nuestra linea editorial y del sentido en el que está redactada la noticia por la agencia EFE. Simplemente, y a la vista de estos datos, preguntamos: ¿Qué gobierno europeo está haciendo mejor su trabajo?

El pasado julio arribaron a la Unión Europea cerca de 15.000 inmigrantes ilegales, un 18 % menos que hace un año, de los cuales más de la mitad, 8.800, llegaron a España.

En los primeros siete meses de 2018, el número de inmigrantes ilegales que llegaron a la UE a través de las cuatro principales rutas migratorias fue de 73.500 personas, un 43 % menos que en el mismo periodo del año anterior, principalmente debido a una menor presión migratoria en la ruta del Mediterráneo Central (la que se dirige a Italia).

En ese mismo periodo, la llamada ruta del Mediterráneo Occidental, que llega a España, registró alrededor de 23.100 ilegales, más del doble que en los siete primeros meses de 2017, según Frontex, cuya sede está en Varsovia. Los nacionales de Marruecos, Guinea y Mali representan el mayor número de llegadas en España en lo que va de año y, de hecho, los inmigrantes provenientes de países subsaharianos representan más de las tres cuartas partes de todos los que arribaron a territorio español.

Frente al importante incremento registrado en España, el número de inmigrantes que llegaron a Italia en julio se redujo hasta aproximadamente 1.900, un 83 % menos que en julio del pasado año. El número total de migrantes que arribaron a Italia en los primeros siete meses de 2018 descendió un 81 % con respeto al mismo periodo de 2017, hasta situarse en unos 18.200.

En lo que va del año, los tunecinos y eritreos fueron las dos nacionalidades más representativas de entre los inmigrantes irregulares que llegaron a Italia. En Grecia se registraron en julio 4.000 llegadas irregulares a través de la llamada ruta del Mediterráneo Oriental, un 17 % menos que en julio de 2017. Sin embargo, el número de llegadas en los siete primeros meses del año creció un 75 % y se situó en 29.500, fundamentalmente por el aumento significativo en el número de llegadas a través de las fronteras terrestres con Turquía.

Los sirios y los iraquíes se mantienen como las dos principales nacionalidades en llegar a Grecia a través de la ruta del Mediterráneo Oriental. La principal ruta migratoria a través de los Balcanes Occidentales, desde Serbia hasta Hungría y Croacia, sigue viendo un bajo número de migrantes irregulares, mientras que la ruta paralela a través de Albania, Montenegro y Bosnia está registrando este verano una mayor presión migratoria, según Frontex.