Esculturas con imágenes de sexo explícito en la zona de la Marina de Valencia. Felaciones, masturbaciones, sexo anal

Se trata de una muestra artística impulsada por el departamento de Presidencia del Gobierno Valenciano. Son obras de un artista alcoyano llamado Antonio Miró. Las imágenes han resultado muy polémicas, por ser demasiado explícitas para estar en un lugar público frecuentado por multitud de menores.

Los que lo apoyan dicen que se trata de imágenes muy naturales, puesto que el sexo ha de tratarse con naturalidad. Otros opinamos que el sexo puede ser bello y natural, pero no debe ser exhibido libremente, puesto que cada uno debe ser libre de educar a sus hijos como quiera, y debe ser quien decida lo que ven o dejan de ver los menores.

Por otra parte también es natural la defecación, la mayoría la practican a diario. Y sin embargo se hace de manera privada, y poco aporta artísticamente su visualización pública sin ningún tipo de cortapisas.

El comisario de la muestra dice que los niños son menos ignorantes de lo que creemos. En un intento adoctrinador de decirle a los padres que son tontos y no saben lo que quieren cada uno de ellos para sus hijos. Algunos padres procuran no educar a sus hijos con películas o escenas que consideren pornografía; desconocemos que enseña el señor comisario a los suyos. Igualmente dentro de la normalización pretendida dicen que también en los museos hay escenas de ese tipo. Efectivamente haylas, pero uno entra o no entra a verlas, no están repartidas por calles y paseos, en los que mantenemos paseos familiares en compañía de nuestros hijos.

La exposición de penes, senos o genitales femeninos se encuentra junto al edificio Veles e Vents, y está compuesta por una docena de planchas metálicas con escenas de felaciones, sexo anal o masturbaciones, y todo esto impulsado desde la presidencia de la Generalidad Valenciana y la Consejería de Cultura.

La educación o el buen sexo para muchos de nosotros está reñido con la grosería, la vulgaridad y la pornografía.  No se trata de ser mojigatos, se trata de un poquito de estilo, algo de lo que esta gentuza adolece.