Esa forma tan tonta de pedir las cosas que tienen en el PP

Algunos políticos se retratan en cada una de las ocasiones que se les presenta. Un buen ejemplo de ello es el recién estrenado presidente del PP, Pablo Casado. No es que sea necesariamente malo lo que dice o esté fuera de lugar; es la forma en que lo dice y se expresa. Es cursi. No puede evitarlo. Quiere resultar y parecer un duro pero no le sale. Se nota su educación en NNGG, correcta, aséptica, insulsa, intrascendente.

Cerramos la víspera del aniversario de los atentados yihadistas en Barcelona y Cambrils ilustrando lo que decimos con la imagen del mensaje dejado en redes sociales como aviso a navegantes. Fíjense bien:

El texto comienza en peloteo al Rey. Si el Rey va a ir a Barcelona a apoyar a las víctimas del atentado (si no fuese así haría lo que piensa hacer Pedro Sánchez, continuar con sus vacaciones) es porque el centro de la reunión son las víctimas (a las que el Rey tiene a bien acompañar). Por tanto, en una redacción más correcta, hubiese debido escribir : «Mañana estaremos cerca de las víctimas y de nuestro Rey…». Pero, en realidad, lo que pretende Casado es poner el acento en la segunda parte del texto, de ahí que en la primera haga un poco la rosca al monarca.

«Exigimos». ¿A quién, Pablo? Ciertas cosas no se pueden exigir. Desde tu partido, gobernando, habéis sido incapaces de evitar las pitadas al himno de España en las finales de la Copa del Rey, ¿y quieres exigir que la gentuza nacionalista no pite a Felipe? En todo caso, podrás pedir a las autoridades nacionales y locales que se apliquen en la identificación y sanción de aquellos elementos que hagan de los actos de mañana una maniobra política (que lo harán). Pero tú por el Rey no te preocupes, hombre. Nadie va a tocar un pelo al monarca. Antes de que tú lo dijeses ya había gente trabajando para que no le pase nada. Sabe cuidarse solito. Pero has quedado muy bien, Pablo. Ya nos hemos enterado todos de que irás a Barcelona para hacer de guardaespaldas de Felipe VI.

1 Comentario

  1. ESTE HOMBRE ES UN BLUF.
    Su propia «carrera» académico, de regalo y de rebajas, ya delata su inmensa estupidez e incapacidad, intelectual, profesional y hasta personal.
    VA A SER UN TÍTERE MÁS, EN MANOS DEL JUDAÍSMO INTERNACIONAL.

Comentarios cerrados.