Entrevista a Gloria Lago, presidenta de Hablamos Español

Tras años de trabajo en su comunidad, la presidenta de Galicia Bilingüe, Gloria Lago, extendió hace su batalla a toda España. Con la plataforma Hablamos Español, de la que también es presidenta, recoge firmas para que se pueda estudiar en español en toda España, también en las comunidades autónomas con lengua cooficial, pudiendo aprender ésta como asignatura.

La presidenta de Hablamos Español ha explicado a El Muro del Pueblo Español los fines de su plataforma y cómo llevan su recogida de firmas para que se pueda estudiar español en toda España.

P. ¿Por qué se crea Hablamos Español?

Se creó, en primer lugar, porque los hispahohablantes de las Comunidades Autónomas en las que hay una lengua cooficial con el español, veíamos seriamente restringido nuestro derecho a que la Administración se relacionase con nosotros en nuestra lengua o nos prestase los servicios públicos en ella, con especial mención a la enseñanza, algo que es contrario a la doctrina del Tribunal Constitucional, pero que se consiente por dejación de sus obligaciones por parte del Gobierno nacional. Ante esta situación y los escasos logros obtenidos a nivel autonómico, decidimos actuar, vía una entidad nacional, de manera unificada de manera para que el problema se resolviese desde las instituciones nacionales. De ahí la idea de acogerse al derecho de presentar una Iniciativa Legislativa Popular para resolver el problema desde el Parlamento nacional.

Por otra parte, hemos constatado que los defensores de las denominadas políticas de “normalización lingüística”, que no son más que políticas de restricción o eliminación del uso del español, sobre todo en el ámbito oficial, de las diferentes CCAA actuaban de una manera coordinada, incluso ante instituciones internacionales, para instaurar sus políticas de imposición de las lenguas regionales españolas, y ello requería una respuesta coordinada por parte de los que nos oponemos a cualquier restricción del uso del español en cualquier ámbito, siempre respetando el libre uso de las lenguas regionales por parte de quienes así lo deseen; si bien, naturalmente, el uso en el ámbito oficial ha de quedar restringido al territorio en el que esas lenguas sean oficiales.

P. ¿Cómo se ha llegado a la situación en la que una lengua como el catalán, el vascuence o el gallego esté expulsando al español?

Para no incurrir en las mismas trampas del lenguaje de los nacionalistas, hemos de decir que al español no lo expulsan de determinadas CCAA sus lenguas regionales, sino políticos e instituciones políticas que actúan deliberadamente para excluirlo de su uso o restringirlo gravemente. Pero estas políticas no las sufre el idioma español, sino las personas que prefieren usar esta lengua, con mención especial de los hispanohablantes. Es decir, que los culpables de que el español se vea excluido son personas que pretenden utilizar las lenguas regionales con fines políticos y por intereses económicos, creando aranceles lingüísticos que impiden, de facto, la libre circulación y establecimiento de los españoles por todo el territorio nacional, y dada la gran cantidad de dinero que manejan las Administraciones públicas, esto constituye, además, un maná para aquellos que utilizan la denominada “normalización lingüística” para obtener unos pingües beneficios económicos, que se esfumarían de no existir esa coacción lingüística por parte de los poderes públicos. Estoy hablando de editores, traductores, asesores lingüísticos, y entidades de fomento de la lengua; todos ellos generosamente regados con dinero público. Ambos intereses, político y económico suelen estar vinculados.

P. ¿Cuáles son las actividades que realiza vuestra asociación para recoger firmas en diferentes puntos de España?

Organizamos recogidas de firmas en diversas ciudades de España y estamos participando en actos, charlas, y conferencias para difundir nuestras propuestas y para animar a los españoles a participar firmando nuestra ILP, recogiendo firmas, y difundiendo lo que hacemos. Cada vez más gente se inscribe como fedatario para recoger firmas y se ofrece para organziar a su vez recogidas de firmas en los lugares donde viven. Y no solo en las comunidades con dos lenguas oficiales. sino también en ciudades y pueblos de itras comunidades autónomas hay umcuhas personas que están participando.

P. En el caso de conseguir las 500.000 firmas necesarias ¿Qué pasos seguiría vuestra asociación a continuación?

Aparte de presentarlas en el Congreso para que el texto de la proposición de ley pueda debatirse y votarse, seguiríamos haciendo pedagogía sobre la importancia de que una ley como la que presentamos sea aprobada; pedagogía especialmente dirigida a los partidos políticos que tengan que pronunciarse sobre ella, demostrándoles que la aplicación de una ley así homologaría a España con todas las democracias en las cuales hay más de una lengua oficial en un territorio, mientras que lo que se está aplicando a día de hoy en algunas partes de España no tiene parangón en el mundo civilizado y perjudica el aprendizaje de muchos alumnos; aparte del componente de intento de ruptura de la cohesión nacional, a través del adoctrinamiento que acompaña a las actuales políticas lingüísticas de algunas CCAA.

P. ¿Qué cree que podría suceder al llegar la iniciativa al Parlamento? ¿Quién votaría a favor y quién en contra?

Está claro que en contra votarían los nacionalistas, al menos los de aquellas CCAA en las que hay lengua regional cooficial. Y respecto al resto de los partidos, a los de ámbito nacional, la respuesta a esta pregunta está implícita en la respuesta a la anterior. Depende de si hacemos ver a estos partidos la necesidad moral y material, y el beneficio electoral que puede derivarse de la aprobación de nuestra proposición de ley, además de que, si los partidos que ya tienen representación en el parlamento obvian una demanda de una amplia mayoría de los ciudadanos, puede ocurrir que lleguen a tener representación partidos que la defiendan dentro de su programa y que ya existen.

P. ¿Qué es lo que piensan hacer para concienciar a los ciudadanos del problema de la inmersión lingüística?

Me remito a mis anteriores respuestas; es decir, explicarles a través de intervenciones en actos públicos y en los medios públicos de que lo que defendemos es lo que se aplica en todas las democracias en las que hay dos o más lenguas oficiales en un territorio, que lo que se aplica en las CCAA con dos lenguas oficiales es una anomalía y hasta una aberración, tanto desde el punto de vista pedagógico, como ideológico, por mucho que los partidarias de las mismas traten de hacernos ver todo lo contrario, con informes manipulados y falsos ejemplos.

Tenemos que hacer ver a los ciudadanos que, además de la cuestión puramente pedagógica, que ya es importantísima por sí misma, está la ideológica, con su componente adoctrinador, y que bajo el falso pretexto de lograr la cohesión de una parte de España, lo que se pretende, y a los hechos me remito, romper la cohesión de España. Porque si, según los partidarios de la inmersión, permitir que los alumnos puedan recibir la enseñanza en lenguas diferentes, supone un riesgo para la cohesión social de la CCAA, mucho mayor riesgo existirá para la cohesión de España que en amplias regiones del territorio nacional se excluya la lengua oficial en todo nuestro páis, de la administración y en mayor o menor medida de la enseñanza.

Hay que explicar, por lo tanto, que en las sociedades democráticas la cohesión social se logra permitiendo que cada cual ejerza la opción que prefiera, al contrario de lo que ocurre en los regímenes totalitarios, donde se impone a todos una determinada opción, lo cual sí que genera rechazo y acaba por ser fuente de conflictos. También hay que explicar que aunque se pueda ofertar una línea con ambas lenguas oficiales como vehiculares, debe haber lénas de enseñanza con el español como la lengua vehicular aunque se estudien como otras lenguas como asignaturas.

P. ¿Cómo se puede colaborar con vuestra asociación?

Es de suma importancia que las personas que están preocupadas por este problema se conviertan en fedatarios y recojan firmas entre su entorno familiar, social y profesional más cercano.
Hacerse fedatario es sencillo. Basta con cubrir y firmar la correspondiente declaración jurada, que se puede descargar de nuestra web http://hispanohablantes.es/como-puedes-ayudar.php, enviarla a la persona encargada de recogerlas, para que le remita uno o más pliegos de firmas. También pueden ponerse en contacto con la persona de referencia en el lugar donde vive. Tenemos un extendo listado de colabroadores en toda España que también está disponible en nuestra web http://www.hispanohablantes.es. Nosotros somos personas de a pie, tenemos nuestros trabajos, no recibimos subvenciones y tampoco las queremos.

Nuestra independencia es imprescindible para el éxito de esta iniciativa, pero necesitamos la ayuda de la gente que, como nosotros cree que es muy importante solucionar este problema. Entre todos podemos lograrlo.