En un delito de Rebelión, como en uno de violación, ¿Es necesaria la violencia?

Esta pregunta que podría parecer obvia, no lo es tanto y con ella se pretende explicar a los sesudos intérpretes de la ley con criterios interesados, la realidad de las cosas.

La respuesta a la pregunta, es no.  Aunque también es sí; nos explicamos:

En ambos delitos no es necesario el uso de la violencia si la “parte pasiva”,  permanece pasiva del todo; sólo será necesario ir regulando la violencia a medida que va siendo necesaria, la presión, el miedo, como el uso de la fuerza, se van graduando a medida que la violada, ya sea mujer, varón o patria, va ofreciendo un mínimo de resistencia.  Pero ¿podría darse el caso de la comisión de estos delitos en sí, con una absoluta renuncia a la violencia por parte del delincuente?.  La respuesta es tajante.  NO.  No es posible la comisión de esos delitos sin violencia, porque la violencia ya va implícita en el propio tipo penal.  Violar, es vulnerar, y Rebelarse contra el poder establecido es también una vulneración, que en su propia esencia incluye la violencia. Pero es que además tanto el violador como el rebelde están dispuestos a demostrarla a poco que haga falta.

Hay otro golpe de estado además del ejercido con el procés, en la historia reciente de España. El que se dio el 23 de Febrero. Ya sabemos que aquí hay unanimidad y todo el mundo ve claro el uso de la violencia.  Nosotros sin embargo en un ejercicio teórico-jurídico, pensamos que no. Más concretamente en la entrada de la Guardia Civil en el Parlamento, ¿Hubo violencia?. Relativa.

Si los diputados sumisos, no se hubiesen levantado, no habría habido un sesientencoño. Si no se hubiesen movido y comenzado a alterar no se hubiera  disparado al techo. Si no hubiese sido necesario ir a las Cortes, vestidos de guardias civiles (y si no hubiese sido en febrero), bien hubiesen podido ir los picoletos, vestidos con bermudas.  Vamos, que a poco que se hubiese dejado el camino expedito a los indepes, el pasado mes de octubre, a poco que no hubiera un barco en el puerto cargado de agentes, a poco que hubiésemos sido sumisos o no se hubiese aplicado el 155 de la señorita Pepis, que se aplicó, hubiésemos visto las armas de los mossos, y hasta las de los CDR; la violencia, que también la hubo en la calle, (vaya si la hubo, recordemos los tractores de los agricultores cortando calles e impidiendo el acceso a Guardias Civiles y Policías),  está implícita en el delito, aunque Junqueras, en este caso, hubiese venido en bermudas, o Puigdemont no se calzase un tricornio en la fregona.

imagen-sin-titulo.jpg