En la COPE, la emisora de la Conferencia Episcopal, se insulta a la Iglesia Católica y no pasa nada. Desde luego alguien debería tomar cartas en el asunto.

Esta mañana en la tertulia de la Cope, hemos podido oír con desagrado, pero sobretodo con sorpresa como se insultaba a los sentimientos de todos cuantos nos sentimos católicos. No entendemos como José María Fidalgo, se ha podido permitir decir que los de la iglesia católica eran unos asesinos. Y, sobre todo lo que no podemos entender es que la Iglesia tenga a este tipejo en nómina

Transcurría la tertulia, con comentarios del provocador Salvador Sostres, que en este caso se encontraba hablando de Israel, el pueblo prometido; y para Sostres también el pueblo deseado, diciendo que su relación con Palestina, era poco menos que la de la Bella y la Bestia, en la que obviamente la Bella eran los judíos y la Bestia los palestinos; decía que Israel es la vanguardia del mundo civilizado y que estaba a la cabeza de los avances, que era el espejo en el que debíamos mirarnos, el paradigma de todo lo bueno del planeta Tierra; Palestina, en cambio, era lo salvaje, el analfabetismo, el terrorismo, el atraso. Y en esas andaban cuando salió a relucir la ONU. Sostres dijo que la Org. De las Naciones Unidas, poco podía decir, porque ninguna otra organización había acumulado semejante elenco de asesinos; momento este en el que el amigo Fidalgo, dice como poseído por el diablo, perdiendo tremendamente los papeles,  que muchos más asesinos hay en la iglesia católica; y que la si la Onu es mala, la iglesia peor.

Todo esto cogido a vuelapluma, por lo que pedimos disculpas de antemano por la inexactitud de alguna de las palabras que quizás no recordemos en su literalidad, pero al menos con ese espíritu. Lo que no comprendemos es como ese gran trabajador del sindicalismo; y decimos lo de grande por su tamaño, porque trabajos, lo que se dice trabajos… además del de sindicalista, se le conocen pocos. Reiteramos, que no comprendemos como semejante individuo en una emisora de la Iglesia, pagada por la Iglesia, se permite atacar en tan duros términos a la Iglesia, en defensa de la Onu. Pero lo que no se entendería es que la Iglesia le mantuviese en esa o ninguna otra tertulia, mientras como mínimo no llegase una razonada disculpa, y una carta de rectificación. Por cierto ¿a cuento de que venía este ataque? ¿Porque no atacaba a Israel? Que al menos se encontraba en la conversación.  ¡Cuánto odio, vaya salida de pata de banco! Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, le salió la vena roja, sólo le ha faltado como a Rita Maestre, decir lo de vamos a quemar la Conferencia Episcopal.

Esperemos que semejante afrenta no le salga gratis.