En el Supremo ya se oyen voces para no meter en la cárcel a Puigdemont

Si decide regresar a España para recoger el acta de diputado y después presentarse a la sesión de investidura, Puigdemont sabe que será inevitablemente detenido. Le persigue la Justicia por delitos de rebelión, sedición y malversación, por el impulso y la aprobación de las leyes de ruptura y por el referéndum de independencia.

El Confidencial Digital, publica hoy un artículo en el que aseguran que está empezando a cundir entre algunos magistrados del Tribunal Supremo, que investiga la macro causa del 1 de octubre, la opinión de que la prisión provisional sin fianza no es la medida más adecuada a adoptar ahora para Puigdemont.

Estos magistrados están aconsejando al instructor, Pablo Llarena, que medite seriamente la posibilidad de dejar a Puigdemont en libertad condicional, bajo alguna medida como una fianza de alta cuantía, la retirada del pasaporte, la obligación de presentarse en el juzgado más cercano cada semana, etc. Pero, sobre todo, que lo deje libre, sin meterlo en la cárcel.

Los argumento que manejan esos jueces del Supremo, según El Confidencial Digital, están estrechamente relacionados con la nueva situación política derivada del resultado de las elecciones del 21-D.

Opinan que ordenar para él la prisión provisional sin fianza, tendrá como consecuencia «una fractura y agitación social graves e innecesarias”.

¡Comienza la bajada de pantalones!