En el Monasterio de Montserrat, se sigue rezando por el catalanismo y por la vuelta del «Govern»

El abad Josep María Soler pone firmes a los monjes a fin de que hagan lo que hagan se atengan a una rígida y estricta disciplina nacionalista, esa ética impostada que marca el tono de los sermones, y ya ocupa hasta las preces, donde se ruega a Dios, la vuelta del gobierno Catalán.

Algunos medios católicos denuncian estos hechos, y la politización de las plegarias. «Al llegar a esta hora vespertina, rogamos por el restablecimiento del gobierno catalán y por la libertad de los consejeros elegidos democráticamente. Roguemos al Señor: Señor ten piedad, Cristo ten piedad. Para que ningún gobierno maltrate la dignidad de las personas y respete siempre sus derechos. Roguemos al Señor: Señor ten piedad, Cristo ten piedad».

Ojalá estos olvidadizos monjes rezasen por todos sus hermanos muertos durante la república, a manos de los rojos y con la permisividad de los catalanistas, cuando no eran asesinados por los nacionalistas catalanes con la permisividad de los rojos. Muchos feligreses se sienten incómodos cuando en vez de acudir al culto, parecen estar frente a un acto político.

Cuanta desverguenza. Habrá que rezar con fuerza, para que Dios guie la conversión de tanto ensotanado con olor a Azufre, y si no se les reconduce, al menos que un rayo divino, caiga sobre sus cabezas. Es intolerable la situación que se vive en estos «santos lugares»