Empiezan las bajas en el Ejecutivo de Puigdemon.

Más de 1.500 empresas han abandonado Cataluña en las últimas dos semanas, lo normal es que Santi Vila, el consejero de Empresa de la Generalidad, hubiera dimitido, aunque no hubiera sido nada más que por esa causa, pero hacerlo pocas horas antes de que Puigdemonio anuncie su decisión sobre el futuro del prucés, parece obedecer a que prefiere desmarcarse de un posible enroque en la DUI.

Parece ser que esa partida de Ajedrez de la que Pelomocho presumía, está anunciando mate en tres jugadas, y ante eso sólo quedan dos cosas, … o recoger velas, y es mucha la presión que tiene el Presidente Catalán de los perroflautas de la barretina, o hacer un enroque para protegerse del mate, es decir, seguir adelante con la Declaración de Independencia. Eso supondría posiblemente la ratificación de la medida por parte de los parlamentarios catalanes, y por supuesto la asunción de responsabilidades de manera conjunta, incluso en el orden penal.  Santi Vila, de los más moderados, y posiblemente de los  que más luces tiene, ha decidido que si ya no puede hacer más el dontancredo, va a iniciar sigilosamente un mutis por el foro, quizás no sea el último.

Dicen las malas lenguas, que a lo mejor Rajoy, quisiera contar con él para un futuro próximo.

1 Comentario

  1. A ver que no suene mal. A Santi le conozco por motivos varios, y en lo personal no es mala persona para nada. Ahora yo no me meto en su ideología, ni sentimientos ni en nada. Aunque también hay tela que cortar con él.
    Sí puedo decir, que con su dimisión, se puede decir simplemente por donde va a ir todo esta historia abominable que nos está ocurriendo. Su dimisión es la única pista fiable de que “esto”, que aún no sé ni qué es, va a ser serio. La única pista fiable, su dimisión, puede dar muchos datos de lo que nos espera (que cada cinco minutos es una cosa o mentira distinta).
    Hoy haciendo la broma en casa (para no llorar de lo que nos ocurre), es que Santi dimite porqué como no asesore a las tiendas de barrio que aún nos quedan en casa, no sé que va a hacer. Bromas a parte es el único aviso a navegantes que a día 26 tenemos, Mañana a saber…
    Que Dios nos ayude.

Comentarios cerrados.