Empieza la fiesta vasca: Etarritas peneuveros y bilduinos montan una cadena de gilipollas para pedir la autodeterminación

PNV y Bildu, juntos y en unión, han montado una cadena de gilipollas humanos uniendo Bilbao, Vitoria y San Sebastián para reclamar el derecho a la autodeterminación. Es el principio, a la llegada de Sánchez al Gobierno, de la puesta en marcha del coñazo separata vasco. En Vascongadas habrá una diferencia con Cataluña: muy poca gente saldrá a la calle por España. Y es que los que podrían hacerlo o están muertos o están acojonados o se han exiliado de las Vascongadas.

Si la herencia de Rajoy en materia de separatismo ha sido cojonuda, la que va a liar el pollito de Pedro Sánchez va a ser de traca. Hoy saben todos los separatistas que es su momento de apretar porque enfrente, si antes tenían a una especie de tonto inmóvil llamado Rajoy, ahora tienen a un tonto movible, es decir, dispuesto a ceder lo que haga falta al separatismo llamado Pedrito, niño mono, Sánchez. ¿Por qué? Pedro Sánchez es un tonto con vanidad y en su cabeza cree que con su nación de naciones ha encontrado el camino de la solución al separatismo. La va a liar parda.

Ya hemos sacado a Rajoy de La Moncloa. Era importante hacerlo. Rajoy conducía a España a su destrucción a fuego lento y ello impedía la reacción. Toca ya sacar a Sánchez de La Moncloa. Este idiota tiene prisa. En la reacción del pueblo español, en la reacción de una élite de españoles sanos, está, por un lado, mantener viva la historia de España como nación y, por otro lado, mantener el nivel de vida que esa nación unida genera para todos los españoles. Nivel de vida sin duda mejorable pero que, a nadie le quepa duda de que, sin España, sería mucho peor para la inmensa mayoría de los exespañoles.