Elecciones europeas 2019 y “Brexit”, nuevas expectativas. Por Francisco Ángel López Cabello, jurista y politólogo.

En el vidrioso panorama político y electoral español para fines de esta segunda década del siglo XXI, existen elementos que permiten aventurar algunos de los cambios críticos que podrían producirse en el sistema español para los próximos años, teniendo en cuenta los acontecimientos más recientes que, directa o indirectamente, van a afectar a nuestro país; el “Brexit”, será uno de ellos.

El llamado “Brexit” (la salida de Gran Bretaña de la férula de la Unión Europea), que debería culminar en marzo de 2019, supone en los países del continente diversos efectos colaterales, que están lejos aún de conocerse en profundidad [1], pero que llegarán inopinadamente a la llamada “alta matemática electoral” [2] de las próximas elecciones europeas. El hecho de que vaya a desaparecer la representación británica del Parlamento Europeo ha producido un acuerdo de redimensionamiento del número de diputados, que habrán de pasar de 751 (número máximo admisible por el Tratado de Lisboa) a 705, sin que ningún país pierda representación y donde España o Francia verían incrementada su nómina parlamentaria en cinco escaños cada una [3].

Si tenemos en cuenta que las elecciones europeas exceptúan el requisito de la barrera electoral del 3% establecida en el artículo 163 de la Ley de Régimen Electoral General para la obtención de escaños, parece que cambian las expectativas para los partidos españoles ya consolidados, pero al mismo tiempo, se abre la famosa “ventana de oportunidad” para nuevos actores. Así, Ciudadanos podría aumentar significativamente su presencia en la Eurocámara, debido no sólo al incremento de diputados españoles, cuanto a su plausible fuerte crecimiento augurado en los sondeos más recientes, bien que realizados para el ámbito de elecciones generales [4]. Así, y excepto en un sondeo de Celeste-Tel, los resultados situarían a Ciudadanos como ganador electoral, con las implicaciones frente a PP y PSOE y el ahondamiento de la crisis (pasajera o no) del bipartidismo electoral.

De lo anterior también se sigue el posible agotamiento de Unidos Podemos, que, para no perder lo ganado en 2014, debería reeditar e incluso ampliar la coalición verificada en aquel entonces, sumando los restos de la llamada “Izquierda Plural”. Las formación morada podría además tratar de fagocitar a las diversas coaliciones “centrífugas” [5], con el riesgo, sin embargo, de enajenarse el apoyo de una parte no pequeña del electorado.

Hemos indicado más arriba la posibilidad abierta para nuevos actores políticos. Estos podrían ser, sin carácter exhaustivo, Vox, PACMA, el Partido Pirata o alguna coalición o “refrito” más o menos novedoso con ganas de aprovechar la importante oportunidad que se brinda. En tal sentido, y con datos de 2014, Vox obtuvo 244.929, sufragios, que serían un 1,56% del total. Si se dividen los 15.630.626 votos válidos entre los 54 escaños actuales, Vox hubiera precisado unos 289.456 votos, pero si se sube el número a los 59 del reciente acuerdo comunitario, hubieran bastado unos 264.925 sufragios. Tal cifra parece más que asequible para las huestes de Santiago Abascal, si pensamos además en el alza otorgada por un sondeo de Sociométrica, que publicado por “El Español” en noviembre de 2017 [7], atribuye un posible 2% del voto a Vox en una selecciones generales. Extrapolada dicha subida virtual, permitiría la consecución de un escaño en Estrasburgo, con la evidente promoción pública que ello supone. En definitiva, al Partido Popular le pueden “madrugar” Ciudadanos y Vox, frente a su crisis de identidad, inserta, por lo demás, en la crisis de Cataluña.

El PACMA, que ha malbaratado sus expectativas electorales en diversas  elecciones por motivos ajenos (proceso separatista de Cataluña, volatilidad a favor de Podemos…), tiene la oportunidad de maximizar su resultado de 176.237 votos (y  1,12% del voto válido) si sabe hacer llegar su mensaje sin estridencias (a diferencia de las elecciones catalanas de 21/12/2017) y no es copado por la evanescente izquierda multitentacular y su abrazo del oso. Una posibilidad es la oferta amistosa al entorno ecologista, aunque al no ser nada fácil la obtención de más de un escaño, no se pueden “repartir dividendos” entre socios electorales.

Otras formaciones tienen asimismo, la posibilidad de mejorar de fortuna, pero su potencialidad es secundaria respecto de Vox y PACMA. El Partido Pirata, miembro de una confederación europea con un bagaje significativo (con éxitos recientes en la República Checa, y fuera de la Unión, en Islandia) es una apuesta, pese a haber sacado unos resultados pobres en 2014 (38.422 votos y el 0,24%). Una posible coalición “socialpatriota” tendría bastante difícil el no verse oscurecida por Vox, pero las diversas fuerzas de dicha área se repartieron casi 77.000 sufragios en 2014, con lo que no es totalmente desdeñable la posibilidad de entrar en la eurocámara, siempre y cuando consigan medios, unidad de acción y la prensa brinde atención a una iniciativa de este género. En cuanto a Escaños en Blanco, puede considerarse que su decisión de no tomar posesión de los escaños que pueda lograr fulmina sus expectativas, fundadas en el cansancio del sistema y el desprecio por los grandes partidos hoy en crisis. La consecuencia es, ante una ocasión, ¿podrá algún “outsider” aprovecharla, o profundizaremos en la dispersión ya comenzada en 2014 con cuatro fuerzas políticas principales? Tal vez, sucedan un poco ambas cosas. El tiempo lo dirá.

 

Notas:

[1] Llaudes, Salvador, “Brexit: de renuncia en renuncia hasta el “progreso suficiente”… por ahora”, en la web del Real Instituto Elcano, Comentario Elcano 54/2017 – 21/12/2017

http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/comentario-llaudes-brexit-renuncia-hasta-progreso-suficiente-por-ahora

[2] Sobre el concepto, G. Fernández de la Mora, G, “El crepúsculo de las ideologías”, Madrid, Espasa-Calpe, 1986, p. 160 passim.

[3] Suances, P.R, “El Parlamento Europeo menguará tras el Brexit en 46 escaños”, en El Mundo, 23/01/2018,

http://www.elmundo.es/internacional/2018/01/23/5a670fd422601da16d8b45e3.html

[4] Los datos oficiales del Ministerio del Interior para las elecciones de  mayo de 2014 (vid. Nota 6) fueron para Ciudadanos, de 495.114 sufragios, obteniendo el  3,16% y dos escaños. A lo largo de este enero de 2018, Celeste-Tel, les da un 18,4% para un hipotético proceso electoral al Congreso de Diputados, Metroscopia, un 27,1%, Gad3, un 26,2% y Simple Lógica, un 24,1%.

[5] Los conocidos “PANE s” o “partidos de ámbito no estatal”, Pallarés, F., “Estado autonómico y sistema de partidos: una aproximación electoral“, Revista de Estudios Políticos, 71, 1991. Estas formaciones, han sido descritas por diversos especialistas y en nuestra opinión, han sido favorecidas abusivamente ex profeso por una legislación que los ha beneficiado como bisagra del turno bipartidista.

 

[6] Datos de la web del Ministerio del Interior para las elecciones de 25/05/2014, en

http://elecciones.mir.es/resultados2014/99PE/DPE99999TO.htm

 

[7] https://www.elespanol.com/espana/politica/20171106/259974055_0.html