El zar sensato y el cowboy loco

Trump tendrá su escalada bélica en Siria con la que podrá poner en los niveles que desea los ingresos de la industria nacional del armamento. Eso conllevará no reconocer nunca las bondades del régimen sirio, apoyar a los terroristas que tratan de derrocar a Bashar al Asad y echarse de enemigo al sensato zar, Vladimir Putin. Pero Trump es un cowboy loco, y esto es lo que hacen los locos de los rodeos: masticar tabaco, beber cerveza y disparar su revólver.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado en Twitter que iniciará la ofensiva bélica contra el régimen de Bachar El Asad, y que lo hará por medio de misiles.

Por su parte, el presidente ruso, Vladímir Putin, expresaba su esperanza de que impere «el sentido común» en las relaciones internacionales.

Rusia insiste en negar las acusaciones de que el régimen sirio de Bachar al Asad perpetró el sábado un nuevo ataque químico contra la población civil, que ha sido condenado unánimemente por la comunidad internacional.

«Los misiles con los que Estados Unidos quiere atacar Siria pueden destruir las pruebas del uso de armas químicas en ese país», ha sugerido antes que Putin la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, en un mensaje de respuesta al tuit de Trump sobre un inminente bombardeo.