El verdadero trabajo de los Mossos es identificar a las personas que arrancan lazos amarillos

Lo llevan en la sangre. Su golpismo es palmario y su obediencia siempre es contraria a los intereses de España. Han tratado de hacérnoslos pasar por héroes respondiendo a un atentado yihadista que agravó la desidia de las autoridades locales. Pero, en realidad, son lo que ya sabíamos todos: un grupo de matones de discoteca vestidos de uniforme y paga millonaria. Su auténtico trabajo consiste en delatar o llevar a cabo las irregularidades legales que perpetran sus mandos políticos. Son la escoria de las policías mundiales, como se pudo apreciar el primero de octubre pasado. Podemos tratar de llamarlo como queramos pero, en toda tierra de garbanzos, se conocen por cipayos.

Los Mossos d’Esquadra identificaron a 14 personas en la madrugada del sábado por arrancar lazos amarillos de las calles de Móra la Nova, Tivissa y Vandellòs (Tarragona).

En declaraciones a Europa Press, los Mossos explicaron que recibieron un aviso en torno a las 3.00 horas del viernes en Mora la Nova, donde pararon a un vehículo e identificaron a cuatro personas que tenían herramientas, como palos o frontales de luz, con las que arrancaban lazos amarillos de las calles. Además, estas personas llevaban tres mapas de las localidades e iban vestidos con pañuelos y ropa oscura para evitar ser identificados, según han explicado los Mossos.

Los agentes también fueron avisados y pararon otros dos vehículos en Tivissa, donde identificaron a otras diez personas con las mismas características.

Tras su identificación, se han abierto diligencias y están pendientes de denuncias por parte de los ayuntamientos o particulares por posibles daños al dominio público, que podrían incurrir en sanciones de entre 601 y 30.000 euros, según han informado los Mossos en Twitter.